Por @Wicho — 8 de Diciembre de 2007

Los sensores de nivel bajo de combustible en el depósito principal del transbordador espacial Atlantis siguen dando problemas, y ya no son dos los que fallan, sino que un tercero ha empezado a hacer también cosas raras mientras se vaciaba el depósito.

Atlantis esperando a que se solucionen los problemas con los sensores - NASA/George Shelton
Atlantis esperando a que se solucionen los problemas con los sensores - NASA/George Shelton

En teoría hay otros instrumentos a bordo y datos que se reciben mediante telemetría que podrían dar la información necesaria para ordenar la parada de los motores principales «a mano» aunque no funcionaran los sensores, pero dado que es algo que nunca se ha probado en vuelo los responsables de la misión se muestran reticentes a intentarlo sin más tiempo para planificarlo, y es que de no cortar los motores a tiempo en caso de que estos se queden sin combustible estos podrían incendiarse o incluso explotar.

No es la primera vez que estos sensores dan problemas y provocan la cancelación de un lanzamiento, y aunque la NASA pensaba que era un problema aislado de un lote de sensores visto lo visto obviamente no es así.

Así las cosas ya no es que la NASA haya dejado de considerar las posibilidades de relajar las reglas que gobiernan un lanzamiento para poder llevarlo a cabo solo con dos sensores operativos, sino que de hecho están considerando cambiarlas para exigir cuatro de cuatro sensores operativos.

Además, tampoco está claro de todo si el problema está en los sensores en sí o en algún punto del cableado que recorre el interior del tanque, con lo que el tiempo para aislar el origen problema se les echa encima y hoy no habrá lanzamiento de la misión STS-122, quedando programado este como pronto para el domingo a las 21:21 hora de España (UTC +1); las posibilidades de que la meteorología impida el lanzamiento son de un 30%.

Si la NASA no consigue lanzar la misión antes del jueves o el viernes el lanzamiento quedaría aplazado hasta enero a causa de un curioso problema de compatibilidad entre el software de a bordo y el del control de la misión en tierra que podría causar problemas con el cambio de año, ya que al pasar del 31 de diciembre al 1 de enero el software de Atlantis consideraría que ese es el 366º día del año, mientras que todo el software de apoyo en tierra lo contaría como el día 1 del año.

Fuentes: NASA y MSNBC.com.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear