Por @Wicho — 20 de Abril de 2017

Impresión artística de la sonda MMX

Desde hace unos días está viva la web de Martian Moons Exploration, la misión de la JAXA, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial que pretende traer a la Tierra muestras de Fobos, una de las dos lunas de Marte.

Para ello cuenta con un módulo aterrizador diseñado para recoger hasta 100 gramos de material de la superficie de la luna, aterrizador que luego se acoplaría de nuevo al cuerpo principal de la sonda para pasarle el material, que sería devuelto a tierra mediante una cápsula de muestras que descenderá en paracaídas.

El objetivo primario de la misión es dilucidar si Deimos y Fobos, las lunas de Marte, son asteroides capturados por la gravedad del planeta o si son productos de una colisión de otro cuerpo contra éste que habría lanzado material al espacio que después se habría ido consolidando para formar las dos lunas, una teoría cada vez mas popular en los últimos años.

Con ello podremos entender un poco más acerca del proceso de formación de planetas –si la teoría del choque es correcta sería como analizar el Marte primigenio– y cómo se transporta material en el sistema solar de un lado a otro en el caso de que sean asteroides capturados.

El objetivo secundario es estudiar el entorno cercano de las dos lunas, incluyendo su superficie, y de paso, ya que la sonda andará por allí, estudiar la atmósfera marciana.

La JAXA pretende lanzar la sonda en septiembre de 2024 para que llegue a Marte en agosto de 2025, donde permanecerá hasta agosto de 2028 para partir entonces de vuelta a la Tierra, a dónde llegará en julio de 2029.

Japón ya ha traído muestras a la Tierra desde el asteroide Itokawa con la sonda Hayabusa, una misión que terminó con éxito a pesar de estar plagada de problemas, así que tiene la experiencia como para poder conseguir completar la toma de muestras en Fobos; cabe también esperar que les vaya mejor que a Rusia con la Fobos-Grunt, una misión con el mismo objetivo que no consiguió ni abandonar la órbita terrestre.

Es importante destacar que MMX no está todavía aprobada, aunque la misión en sí y los instrumentos de a bordo –en los que colaborarán el CNES francesa y la NASA– están ya definidos, con lo que parece probable que salga adelante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear