Por @Wicho — 28 de Octubre de 2005

Aunque no llegará a acercarse tanto como en 2003, la noche del sábado al domingo Marte alcanzará su última gran oposición en el presente ciclo y se situará a «sólo» unos 69,3 millones de kilómetros de la Tierra y muy alto en el cielo, por lo que será una ocasión muy buena para observarlo... si las nubes lo permiten.

De hecho, si estos días has mirado aunque sea por casualidad al cielo seguro que te ha llamado la atención, porque se distingue perfectamente por su tono rojizo, aunque eso sí, para velo con detalle seguirá sin ser suficiente observarlo a simple vista y hay que tirar de telescopio.

Víctor lo cuenta con detalle en la hora de Marte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

7 comentarios

#1 — Tronfi

A ver si el tiempo está bueno y puedo sacar el telescopio para verlo...

#2 — sevisevi

"para velo con detalle ..."

Perdona que te cite, pero me has recordado la expresión más bonita que recuerdo de mi infancia. En León la utilizamos mucho. "velo". Aquí cuando alguien te dice "¿Dónde está la calculadora?" nos gusta decir "vela ahí" (ahí la la estas viendo).

#3 — sevisevi

"para velo con detalle ..."

Perdona que te cite, pero me has recordado la expresión más bonita que recuerdo de mi infancia. En León la utilizamos mucho. "velo". Aquí cuando alguien te dice "¿Dónde está la calculadora?" nos gusta decir "vela ahí" (ahí la la estás viendo).

#4 — FatMAN

Off-Topic total

#5 — Javi Moya

"si estos días has mirado aunque sea por casualidad al cielo seguro que te ha llamado la atención"

Sino tuviera un ojo vago (inservible) y el otro con un montón de dioptrías... quizá :)

#6 — Anonymous

Seguro que alguien sabe como orientar (en terminos de puntos cardinales y grados de elevacion (+o-)) hacia donde mirar para encontrar a marte con unos prismaticos.

#7 — CP

Bueno, el problema es que hay que estar atento a meteoritos y objetos diversos que veamos en el cielo, recordar que es cuando esas inteligencias frias que nos observan con envidia, van a decidir atacarnos.