Por @Wicho — 4 de Junio de 2009

Una de las grandes contribuciones que ha hecho la investigación espacial a nuestro mundo es la posibilidad de conocerlo mejor gracias a la multitud de satélites artificiales que hemos puesto en órbita para mirar hacia ella con distintos instrumentos.

Esto normalmente es fruto de una larga planificación en la que se escogen los objetivos de la misión, se diseñan los instrumentos necesarios para llevarla a cabo, se colocan en un satélite que a su vez se coloca en un lanzador, para el final ser enviado al espacio.

Ejemplos de esto son el recientemente lanzado satélite GOCE de la Agencia Espacial Europea, que además de medir la forma exacta de la Tierra nos permitirá estudiar el flujo del agua en os océanos, o el GOSAT de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, que medirá los niveles de gases que provocan el efecto invernadero, por sólo citar un par de ellos.

Pero de vez en cuando se encuentran usos inesperados de estos satélites que permiten sacarles aún más jugo del previsto, como por ejemplo ha hecho la British Antarctic Survey con imágenes procedentes de diversos satélites para localizar colonias de pingüinos emperador en la Antártida.

Tal y como cuentan en Scientists map penguins from space las imágenes no tienen la resolución suficiente como para ver a los pingüinos en sí, pero sí para ver la enorme cantidad de guano -excrementos- que depositan las colonias que estos forman durante unos ocho meses durante la época de reproducción, lo que ha permitido localizar 38 de estas colonias, de las que 10 eran desconocidas para los científicos, mientras que de las que ya se conocían seis no han podido ser encontrada de nuevo y otras seis se han «mudado».

Guano desde el espacio
Guano desde el espacio

Localizar estas colonias de otra forma sería prácticamente imposible, ya que las forman durante el invierno ártico, en el que se alcanzan temperaturas de unos 50 grados centígrados bajo cero.

Con la información obtenida de los satélites ahora los científicos pueden ir a tiro fijo a visitar las colonias para así poder hacer una estimación del número de individuos que hay y hacerse una mejor idea de cómo evoluciona la población de estos animales.

Caca desde el espacio. Suena a broma, pero es algo serio.

(Vía Universe Today.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — julio

Bien por la ciencia y los pinguinas pero la caca se ve desde el espacio,no quisiera estar ahi.