Por @Wicho — 18 de Febrero de 2015

Súper Luna y micro Luna de 2012
Súper Luna y micro Luna de 2012, APOD del 8 de septiembre de 2014; fotos de Catalin Paduraru

Por lo general se considera que hay una superluna cuando la Luna llena se produce a una distancia de menos de 360.000 kilómetros de la Tierra (el perigeo, el punto más cercano de su órbita a la Tierra, se produce a una distancia media de 356.000 kilómetros).

Así que no sé si tiene mucho sentido que hoy se hable de una superluna cuando en realidad lo que se produce es una Luna nueva a las 23:47 UTC y esta pasa por el perigeo a unos 357 098 kilómetros de la Tierra cerca de ocho horas más tarde.

De hecho algunos la llaman Luna Negra… Por distinguirla de una Luna Nueva, digo yo.

Pero aprovecho para volver a sacar a colación el tema de las superlunas y lo que no significan: no se producen más partos, a los hombres lobo no les sale más pelo, no son señal de ningún tipo de catástrofe, ni ninguna de esas sandeces que se oyen por ahí.

De hecho no nos daríamos cuenta de que hay una superluna porque como va avanzando un poco y de forma continua hacia el perigeo durante 14 días, el cambio de tamaño nos resulta inapreciable; hay que recurrir a fotos como la de ahí arriba para comprobarlo.

Eso sí, si al menos hablar de superlunas sirve para que la gente salga a mirar al cielo, lo cual es totalmente recomendable, o a hacer fotos a la Luna, lo que no es excesivamente complicado, pues bienvenidas sean estas superlunas.

El perigeo y el apogeo de la órbita de la Luna no se producen siempre a la misma distancia, por cierto, por culpa de la atracción gravitacional mutua de Luna, la Tierra y el Sol, que hace que estos valores varíen de mes a mes, formando un sistema caótico que es el ejemplo clásico del problema de los tres cuerpos.

(La pista de lo de la Luna Negra vía @susanaaldao).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear