Por @Wicho — 12 de Julio de 2009

Tras haber comprobado en unos ensayos llevados a cabo en 2004 que implantar un sensor en el cortex motor -la zona de la corteza cerebral que se encarga de controlar lo movimientos- de pacientes con parálisis les permitía controlar cosas como el cursor de la pantalla de un ordenador o brazos robot sólo con pensar en ellos las autoridades de los Estados Unidos acaban de dar permiso al equipo del sistema BrainGate para una serie de ensayos clínicos de fase II del sistema.

Denominado BrainGate2, la idea es extender las pruebas con hasta 15 pacientes para permitir al equipo investigador reunir más información acerca de las señales que produce el cerebro y el método que se utiliza para decodificarlas.

Para ello a los pacientes se les implantará un sensor del tamaño de una aspirina que por un extremo está en contacto directo con el cerebro y por el otro queda justo debajo de la piel del cráneo, extremo por el que transmite datos y recibe la alimentación eléctrica y las señales de control.

Sensor BrainGate
Sensor BrainGate

La ventaja de utilizar un implante de este estilo es que se minimiza el riesgo de infección que supondría utilizar un implante que supusiera mantener una herida abierta en la piel del paciente.

Carrito instrumentos BrainGateLa idea a muy largo plazo es ir más allá de la utilización de prótesis y dispositivos similares para reconectar de alguna forma el cerebro de aquellos pacientes que por alguna enfermedad o accidente ha quedado desconectado de sus miembros utilizando un sistema como este o similar y permitirles moverse de nuevo por sus propios medios, aunque entre otras cosas habrá que trabajar mucho en la reducción de los equipos de proceso de las señales, ya que por ahora ocupan un carrito como el que se ve a la derecha.

(Vía Boing Boing.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear