Por Nacho Palou — 22 de Septiembre de 2017

EDEN ISS Gewaechshaus

La Antártida es el desierto más grande del planeta: prácticamente no llueve nunca, está despoblado y apenas alberga vida vegetal o animal. La ausencia de vida vegetal o animal significa que a los científicos que pasan largas temporadas allí hay que enviarles los víveres desde muy lejos y a través de rutas que sólo son accesibles unas pocas veces al año: en la estación polar Neumayer III, con temperaturas de hasta 50° bajo cero, las provisiones llegan una vez al año, hacia el día de Navidad — coincidiendo con el solsticio de verano allí.

35694245705 9a3e9ebc64 z

Ese problema, o al menos una parte, es lo que tratan de resolver ingenieros alemanes del Centro Aeroespacial Alemán en colaboración con otros países, construyendo un invernadero de alta tecnología. El objetivo es que los antárticos puedan recolectar sus propios alimentos, según Business Insider.

La trascendencia del proyecto va sin embargo mucho más allá. Los investigadores e ingenieros tratan de desarrollar soluciones para los desafíos alimentarios de los próximos año: la creciente población, el calentamiento global y la exploración espacial demandan nuevos métodos de cultivar en regiones poco favorables.

35525500552 317d5e3c8b z

Cultivar en la Antártida no es muy diferente a cómo sería cultivar en Marte, por ejemplo. Sin suelo, sin temperaturas suaves, sin radiación solar adecuada y sin atmósferas favorables porque no proporcionan el agua ni el dióxido de carbono que necesitan las plantas.

En la granja artificial los ingenieros tratan de dar con la tecla para que crezcan los cultivos: cereales, tubérculos, verduras, fruta. Para conseguirlo deben mantener la temperatura ajustada a unos 23°. Pero también deben crear un sol artificial que proporcione la cantidad adecuada de luz y de radiación solar en diferentes momentos, simulando las estaciones del año. Y suministrar dióxido de carbono.

El proceso de aeroponía es el que permite cultivar plantas “en el aire”, sin suelo, pulverizando las raíces expuestas, colgantes, con una mezcla de agua y de nutrientes. Este método produce plantas más sanas y que crecen más rápidamente al absorber más oxígeno.

35694241125 f9fe9f106c z

Como ventajas, en un invernadero de alta tecnología se reduce el consumo de agua al no existir la filtración del suelo ni la evaporación; tampoco son necesarios los pesticidas y los insecticidas porque el aire se esteriliza con radiación UV y porque el método de cultivo por aeroponía mantiene limpias las raíces. En casi todos los aspectos cultivar en la estación polar Neumayer es un escenario muy parecido al de cultivar en Marte.

Fotografías (cc) Centro Aeroespacial Alemán.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear