Por @Wicho — 24 de Abril de 2013

De La política científica española necesita un giro de ciento ochenta grados, una traducción de Natalia Ruiz Zelmanovitch del editorial de Nature de mayo de 2013 [PDF 158 KB]:

Tras una década de aumentos en la financiación en ciencia, España empezó a recortar sus gastos en investigación y desarrollo en el año 2010, cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero (Partido Socialista). Desde entonces, las inversiones en ciencia se han reducido cada año y el gobierno ha reducido su inversión total en un 39% si lo comparamos con los niveles de 2009. La combinación de austeridad y recesión hizo que el porcentaje de PIB (Producto Interior Bruto) invertido en ciencia cayera, por primera vez, en 2011, por debajo del 1,33%. El mismo año, el número de personas dedicadas a la ciencia era de un 3,1% menos que en el año 2010, un posible signo de fuga de cerebros.

Las ciencias físicas han tenido su ración de austeridad. Más allá de los recortes impuestos al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y a las universidades, centros como el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientalesy Tecnológicas (CIEMAT) han visto caer sus porcentajes de inversión en un 25% y un 29%, respectivamente, desde 2009. El sincrotrón Alba, inaugurado en 2010 con siete haces de radiación aprobados, no aprobará ninguno más al menos hasta finales de 2013, pese a que está diseñado para tener 32. Además, España le debe dinero al CERN y a la European Science Foundation (ESF)3, y ha reducido su participación en los programas opcionales de la ESA (Agencia Espacial Europea) en un 75%. A esto se suma que aún no está claro si va a continuar con su participación en el proyecto del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT).

Esto se traduce en cosas como los retrasos cada vez mayores que acumulan programas como los Ramón y Cajal, Juan de la Cierva, Personal Técnico de Apoyo y Torres Quevedo, la grave situación económica del CSIC, o que la Fundación Europea para la Ciencia niegue ayudas a investigadores españoles por falta de pago de las cuotas de España, por citar algunos ejemplos.

Hay peticiones en marcha sobre varios asuntos de los mencionados aquí como Gobierno de España: Que España participe en el telescopio E-ELT, Presidente del CSIC: No al cierre del observatorio de Calar Alto, o Resuelvan a la mayor brevedad las convocatorias I+D+i 2012 RyC,JdC,PTA y TQ.

Claro que con la importancia que le dan habitualmente los políticos en este país a la investigación, desarrollo e innovación…

Hace poco que John Allen Paulos, con mucha razón, decía en una entrevista que «España necesitará una población científicamente alfabetizada cuando acabe la crisis», pero lamentablemente todo parece indicar que, una vez más, la historia nos pillará con el pie cambiado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear