Por @Alvy — 11 de Junio de 2015

Hoy me tocó explicar didácticamente la evolución biológica como parte de una charleta sobre «cómo funciona el mundo y el universo» en la que quienes no creemos en ningún Dios se lo explicamos y otras personas que sí – o que a lo mejor no tenían clara ni una cosa ni la otra. No digo más que el asunto empezó con los seres humanos y retrocedimos de unas especies a otras hasta el origen de la vida unicelular; de ahí a los planetas y al resto del universo: 13.700 millones de años en momento (o no, según quien tomara la palabra).

Entonces me acordé del legendario calendario cósmico de Carl Sagan en el Cosmos original y lo estuvimos viendo en YouTube, aunque hoy en día siete minutos pueden considerarse una pequeña eternidad. Las reacciones fueron interesantes, pero sobre todo la duda sobre si los seres humanos fuimos «inventados», «diseñados» o «evolucionamos» quedó sembrada para siempre.

Los cambios evolutivos que muestra esa estupenda animación son tan graduales y las menciones del tipo «a lo largo de millones de años» tan repetidas y acertadas que permiten entender que lo que aparentemente parece un acto tan divino como repentino en realidad fue algo mucho más lento, no planeado y fruto de un proceso mucho menos intuitivo pero que encaja mejor con la realidad que observamos. (Incluyendo opciones fallidas, alternativas y meteoritos aniquilando dinosaurios).

El otro día comentábamos en otro círculo que hay gente que tiene una firme «creencia» en algo –ya sea cuestiones científicas, filosóficas o políticas– a la que es muchas veces casi imposible hacerle cambiar de opinión; situaciones en las que creo que este tipo de ejemplos ayudan como excelentes explicaciones. Son para mi la mejor forma de sembrar la duda y despertar la inquietud por el conocimiento, por saber más, que puede ser a la larga algo mucho más efectivo. Cuando un buen día esas personas se cuestionen nuevamente sus creencias tal vez acepten la alternativa no como algo impuesto sino simplemente sugerido y dejado a su libre elección, algo que puede hacer más fácil que lo acepten como si lo hubieran descubierto por ellas mismas.

Funny-Man-Parachute-Mind-Quote

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear