Por @Wicho — 4 de Noviembre de 2011

Tras 520 días encerrados en su «nave» instalada en el Instituto Ruso para Problemas Biomédicos (IBMP), en las afueras de Moscú, los siete «tripulantes» de la MARS500 ponían hoy fin a su misión simulada, tal y como se puede leer en ¡Bienvenidos a casa y muchas gracias, Mars500!

El objetivo de esta era investigar cómo responderían los tripulantes de una misión a Marte frente al hecho de tener que permanecer encerrados en los confines de su nave espacial durante tanto tiempo, y para ello la simulación se dividió en tres fases: 250 días para la ida, otros 30 días en Marte, y otros 240 días para volver.

Los rusos Alexéi Sitiov, Sujrob Kamolov, Aleksándr Smoléievski, Wang Yue, de China, Diego Urbina, un italiano de origen colombiana, y el francés Romain Charles pasaron estos 520 días en una nave espacial simulada formada por cuatro contenedores conectados entre si, uno de ellos con salida a una quinta nave en la que estaba la superficie marciana simulada:

Módulos del proyecto
Plano de los módulos. EU-50 es el simulador de la cápsula de descenso a Marte. EU-150 es el módulo principal, que incluye seis camarotes individuales. EU-100 es el laboratorio médico. EU-250 se utiliza como almacen y en él hay instalado un invernadero. La bóveda naranja es el simulador de la superficie marciana

Instalaciones de Mars500 - ESA - S. Corvaja
Los módulos vistos desde fuera, en primer plano el EU-50 - ESA / S. Corvaja

Durante la simulación la tripulación llevó a cabo más de cien experimentos diseñados para sacar a la luz los problemas que pudieran aparecer en una misión como esta, amén de que las comunicaciones con el «control de la misión» sufrían el retraso correspondiente a la distancia a la que supuestamente estaba la nave de la Tierra en cada momento.

Pero la verdad es que aunque todo el mundo parece estar muy contento con el experimento, personalmente sigo sin creerme mucho la validez de este teniendo en cuenta que la presión a la que estaban sometidos los siete participantes nada tiene que ver con la que sufrirían en el espacio.

A fin de cuentas, en caso de que las cosas se pusieran muy chungas, siempre tenían la oportunidad de abrir la escotilla y darse el piro, algo que a millones de kilómetros de la Tierra obviamente no sería posible.

Entrenamientos de las EVA - IBMP/ Oleg Voloshin
Entrenamientos de los paseos por la superficie de Marte antes de «partir» - IBMP/ Oleg Voloshin. Original y más imágenes en Primeros pasos sobre la superficie de ‘Marte’

Se habla ahora de la posibilidad de hacer una simulación similar a bordo de la Estación Espacial Internacional, manteniendo a dos astronautas a bordo de la ISS durante 18 meses, pero la idea está aún muy verde: Russia Considers Simulated Mars Mission on the Space Station.

Pero en cualquier caso, por ahora viajar a Marte sigue siendo complicado y algo que está al menos a un par de décadas de ocurrir.

Y eso con suerte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear