Por @Wicho — 16 de Marzo de 2011

En medio de vientos de 30 nudos y sobre una capa de nieve que llegaba a la altura del tobillo, la Soyuz TMA-01M aterrizó sin problemas -aunque de lado- esta mañana a las 8:54 hora de España (UTC +1) a unos 80 kilómetros al norte de Arkalyk, tal y como se puede leer en Expedition 26 Crew And Capsule Land Safely In Kazakhstan.

La Soyuz TMA-01M toma tierra
La TMA-01M a su vuelta a tierra

A bordo volvían a tierra Scott Kelly, hasta ayer comandante de la Expedición 26 a la Estación Espacial Internacional, a quien sustituye desde ayer Dmitry Kondratyev como comandante de la Expedición 27, Alexander Kaleri, que con 770 días en órbita es el segundo hombre que más tiempo ha pasado en el espacio, y Oleg Skripochka, que vuelve de su primera misión.

Scott Kelly es además el hermano gemelo de Mark Kelly, comandante de la misión STS-134 de la NASA, que ya está en la plataforma de lanzamiento. Inicialmente estaba previsto que ambos se encontraran en la Estación Espacial Internacional, aunque los retrasos en el lanzamiento de la misión STS-133 y por tanto en la de Mark al final lo han impedido.

Insignia de la misiónEn lo que se refiere a su nave, el aterrizaje marca el final con éxito de la primera misión de una nueva generación de cápsulas Soyuz digitales que incorporan el nuevo ordenador de a bordo TsVM-101 y controles de vuelo digitales, así como otras mejoras, que en palabras de sus tripulantes hacen mucho más sencillo su manejo.

En el futuro Rusia utilizará este modelo de cápsula para todos los lanzamientos, pero por ahora, mientras estudian los resultados de esta misión se seguirán utilizando las del modelo anterior, la Soyuz TMA, pendientes también de los resultados de los lanzamientos de la Soyuz TMA-02M y de la Soyuz TMA-03M, que tendrán ambos la consideración de vuelos prueba.

De hecho, el próximo lanzamiento previsto es el de la Soyuz TMA-21, a bordo de la que irán Aleksandr Samokutyayev, Andrei Borisenko, y Ronald J. Garan, de la NASA, aunque se acaba de saber que habrá que retrasarlo hasta que se haya podido arreglar un problema con una de las radios de a bordo. Así, en lugar del 29 de marzo el lanzamiento tendrá lugar en abril, aunque todavía no está claro en qué fecha exacta.

Las cápsulas Soyuz serán también durante los próximos años, y a consecuencia de la retirada del servicio de los transbordadores espaciales de la NASA, los vehículos que utilizarán los Estados Unidos para poner a sus astronautas en órbita mientras no se desarrollen otras alternativas.

Para esto la agencia tiene ya contratadas 12 plazas para lanzamientos que tendrán lugar entre 2013 y 2015, las seis primeras de ellas a un precio de 55,8 millones de dólares cada una, las seis siguientes a 62,75 millones de dólares.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear