Por @Wicho — 25 de Mayo de 2013

IC 2944 vista por el VLT
El Very Large Telescope de ESO celebra 15 años de éxitos: IC 2944 vista por el VLT

Hoy se cumplen 15 años desde que el primer Telescopio Unitario de los cuatro que forman el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral celebrara su primera luz, y el ESO lo ha querido celebrar con esta imagen de la guardería estelar IC 2944.

Las manchas oscuras que se ven en ella son los glóbulos de Thackeray, que son unos glóbulos de Bok situados en IC 2944. Estos glóbulos, descubiertos por Bart Bok, son lugares en los que se forman estrellas.

Pero en el caso de estos, que están siendo bombardeados y erosionados por la radiación ultravioleta procedente de estrellas cercanas, es muy probable que terminen destruidos antes de que en ellos se puedan formar estrellas.

Los glóbulos de Bok son muy difíciles de estudiar porque son opacos a la luz visible, por lo que es necesario observarlos en el infrarrojo o en las partes submilimétricas del espectro; este tipo de estudios, a los que ha contribuido el VLT, han permitido comprobar en el los de Thackeray no se están produciendo procesos de formación de estrellas.

El VLT es el instrumento terrestre más productivo en cuanto a producción de estudios científicos, y sólo le supera el Hubble en cuanto a observaciones realizadas en el espectro de la luz visible.

Puesta de Luna tras el VLT
La Luna poniéndose por detrás del VLT - G.Gillet/ESO

Cuenta con cuatro telescopios unitarios, que son telescopios reflectores con espejos de 8,2 metros, que pueden funcionar independientemente, lo que es el modo más usual de funcionamiento, como un único telescopio funcionando como un interferómetro, en cuyo caso son equivalentes a un único telescopio con un espejo de 16 metros, o en conjunto pero sin enfocar para aumentar su capacidad de recolectar luz.

Los cuatro tienen instalados ópticas adaptativas para mantener los espejos en posición y activas para minimizar cualquier posible interferencia de la atmósfera en cerro Paranal.

Además, tiene instalados numerosos instrumentos para realizar observaciones que van desde el ultravioleta profundo al infrarrojo medio.

Los nombres de los cuatro están tomados del mapudungun, el idioma mapuche, y son Antu (el Sol), Kueyen (la Luna), Melipal (la Cruz del Sur) y Yepun (Venus).

Entre 2004 y 2007 se instalaron cuatro telescopios auxiliares móviles de 1,8 metros para ser usados en modo interferómetro; el que se puedan mover hace que el VLTI se pueda reconfigurar según las necesidades del proyecto en curso.

Tras varias pruebas el instrumento PIONIER consiguió utilizar los cuatro telescopios auxiliares combinados por primera vez en marzo de 2011, aunque el resultado no fue óptimo, pero tras ir depurando la técnica en febrero de 2012 los cuatro telescopios auxiliares sí consiguieron funcionar juntos a la perfección como si fueran un único telescopio d 130 metros.

Con todos sus telescopios en funcionamiento y sin mayores problemas técnicos es previsible que al VLT aún le queden muchos años de hacer ciencia, aunque el ESO ya trabaja en la construcción del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), que lo dejará pequeño.

Eso sí, habrá que ver si España sigue en el proyecto del E-ELT o no.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear