Por @Wicho — 26 de Abril de 2016

Impresión artística del encuentro de la New Horizons con un KBO
Impresión artística del encuentro de la New Horizons con un objeto del cinturón de Kuiper - NASA/JHUAPL/SwRI/Alex Parker

Cuando el 14 de julio de 2015 la sonda New Horizons pasó por el sistema formado por Plutón y sus lunas lo hizo zumbando a 83 000 kilómetros por hora y sin ninguna posibilidad de detenerse allí.

La misión fue diseñada así porque la sonda –a la que ya le llevó 9 años alcanzar su destino– habría tardado una eternidad en llegar a Plutón de querer hacer el viaje a una velocidad a la que su carga de combustible le hubiera permitido frenar.

Pero esto quiere decir que tenemos una sonda en perfecto estado de funcionamiento que mientras transmite de vuelta a Tierra los datos capturados durante su sobrevuelo de Plutón, lo que le llevará hasta noviembre de 2016 va lanzada hacia el cinturón de Kuiper.

Así que el equipo de la misión estuvo estudiando posibles objetivos dentro del cinturón de Kuiper que la New Horizons pudiera alcanzar en su trayectoria actual o en una que pudiera alcanzar maniobrando con el combustible que le queda.

El objeto escogido fue 2014 MU69, un objeto del cinturón de Kuiper de entre 20 y 40 kilómetros de ancho descubierto por el Hubble.

2014 MU69
STScI-2014-35: 2014 MU69 en las imágenes del Hubble que permitieron descubrirlo

Bautizada como la Kuiper Belt Extended Mission, Misión Extendida al Cinturón de Kuiper, la misión acaba de ser propuesta formalmente a la NASA, que en junio o julio de 2016 decidirá si la aprueba y la financia.

De recibir el OK la New Horizons realizará cuatro maniobras de ajuste de trayectoria entre octubre y noviembre de 2016 que la dejarán lista para sobrevolar 2014 MU69 el 1 de enero de 2019, aunque igual que con Plutón, pasará de largo al lado de 2014 MU69.

Eso sí, se acercará a unos 3000 kilómetros de este, lo que es unas cuatro veces más cerca de lo que estuvo de Plutón, lo que le permitirá obtener datos de una calidad aún más impresionante que los que nos ha enviado desde Plutón.

2014 MU69 será, con diferencia, el astro más lejano que hayamos visitado nunca, y dado que se pasa la vida tan lejos del Sol, será también lo más parecido que hayamos hecho nunca a viajar en el tiempo a los orígenes del sistema solar, ya que es como si hubiera estado en un congelador.

Alan Stern, el investigador principal de la misión, dice que más allá del encuentro con 2014 MU69 la New Horizons podría estudiar desde lejos otros 16 o 20 objetos del Cinturón de Kuiper, ya que se calcula que su generador termoeléctrico de radioisótopos puede seguir produciendo energía suficiente como para mantenerla en funcionamiento aproximadamente hasta 2026.

Pero eso sí, primero la NASA tiene que aprobar la extensión de la misión; de lo contrario habrá que apagar la New Horizons en diciembre de 2016 por falta de fondos para mantener el equipo en funcionamiento.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear