Por @Wicho — 6 de Agosto de 2013

Hoy hace un año que a las 7:17 de la mañana, hora de España, Curiosity aterrizaba en Marte tras una de las maniobras más increíbles y apasionantes de los últimos años en la historia de la investigación espacial.

En lo que se conocían como los siete minutos de terror el rover de la NASA tenía que pasar de desplazarse a 21.240 kilómetros por hora a estar posado, idealmente en una sola pieza, sobre la superficie de Marte.

La complicada maniobra incluía usar la atmósfera marciana para un frenado inicial, luego un paracaídas que era el más grande paracaídas supersónico construido jamás y que se desplegó a 1.600 por hora, para acabar con el descenso de Curiosity desde una grúa aérea propulsada mediante cohetes que lo hizo descender suavemente mediante tres cables de nylon.

La Sky Crane cumpliendo su misión
La Sky Crane cumpliendo su misión

Y todo esto de forma completamente automática, ya que en el momento de la llegada de Curiosity a Marte las señales de radio tardaban 14 minutos en recorrer la distancia entre nuestro planeta y el planeta rojo, con lo que cualquier intervención por parte de los responsables de la misión resultaba absolutamente imposible.

De hecho, cuando en la Tierra comenzamos a recibir la telemetría que indicaba como iba el descenso Curiosity ya llevaba siete minutos en la superficie de Marte.

Afortunadamente todo salió a la perfección, como se puede ver en el vídeo resumen de arriba, o en el vídeo completo de NASA TV Mars Science Laboratory Curiosity Landing.

Primer autorretrato oficial curiosity - NASA/JPL-Caltech/Malin Space Science Systems
Primer autorretrato oficial de Curiosity en Marte

Un momento absolutamente emocionante que a los espaciotrastornados aún nos pone la piel de gallina.

En este año que Curiosity lleva sobre Marte ha recorrido un poco más de un kilómetro y medio investigando con sus instrumentos el interior del cráter Gale, donde ya ha encontrado pruebas de que en el pasado existieron en Marte zonas húmedas adecuadas para, al menos, soportar vida microbiana, aunque debido a un error de comunicación la NASA tuvo que desmentir que hubiera encontrado signos de vida.

También ha encontrado evidencias de que Marte perdió la mayor parte de su atmósfera debido a procesos que ocurrieron en la parte superior de esta, algo que la sonda MAVEN, cuyo lanzamiento está previsto para noviembre de 2013, investigará.

Uno de los ordenadores de a bordo de Curiosity
Los ordenadores de Curiosity van a 200 MHz, tienen 256 MB de RAM y otros 2 GB de memoria flash para almacenar datos

A pesar de un problemilla con uno de sus ordenadores de a bordo, convenientemente solucionado, Curiosity ha tenido tiempo de enviarnos más de 190 gigabits de datos, que incluyen unas 36.700 imágenes a toda resolución y unas 35.000 miniaturas.

También ha tenido tiempo de disparar el láser de la Chemcam unas 75.000 veces para analizar la composición de distintos objetivos, de recoger con su taladro y analizar muestras de dos rocas.

Ahora va rumbo a las laderas de Aeolis Mons, a donde los responsables de la misión calculan que tardará otro año en llegar.

Recuerda que se le puede seguir en Twitter como @MarsCuriosity y que sus fotos están disponibles vía RSS, aunque hay aplicaciones que te las llevan directamente al móvil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear