Por @Wicho — 21 de Agosto de 2005

Discovery-SCA.jpgCon un día de retraso sobre las previsiones iniciales -esta misión parece la de los eternos retrasos- el transbordador espacial Discovery ha vuelto al Kennedy Space Center a lomos del Shuttle Carrier Aircraft, un Boeing 747 modificado para servir como transporte de estas naves, tras un viaje de 2.200 millas con un coste aproximado de un millón de dólares.

El Discovery será preparado ahora para llevar a cabo la misión STS-121, misión que estaba asignada al transbordador Atlantis pero que por problemas con su tren de aterrizaje ha tenido que ser reasignada al Discovery.

También habrá cambios en la fecha de la misión, pues aunque estaba prevista para septiembre ahora ya se habla de que despegará como muy pronto en marzo o incluso en mayo, suponiendo que la NASA sea capaz de solucionar para entonces los problemas de desprendimiento de espuma aislante del tanque principal del combustible que volvieron a ocurrir durante la recién terminada misión STS-120 y que han forzado a la agencia a volver a poner fuera de servicio la flota de transbordadores.

La misión STS-121 es la segunda misión de vuelta al vuelo de los transbordadores, y además de comprobar su seguridad tras las modificaciones llevadas a cabo tras el accidente del Columbia, modificaciones que es evidente que han sido insuficientes, servirá también para aprovisionar la Estación Espacial Internacional, cuyo futuro vuelve a pender de un hilo ante el anuncio del director de la NASA de que ya no se compromete a hacer un número de lanzamientos determinado sino a hacer los que puedan con seguridad.

Como todos sabemos, es muy fácil hacer leña del árbol caído, y tras el lanzamiento del Discovery no han sido pocas las voces que se han dejado oír en contra de estas naves y proponiendo su retirada inmediata, pero quizás el varapalo más serio haya sido el informe minoritario y disidente de 7 de los 26 miembros de la comisión independiente Stafford-Covey que tenía como misión supervisar los esfuerzos de la NASA para devolver al vuelo a los transbordadores.

El informe de la mayoría concluía que los transbordadores estaban en condiciones de volver a volar, a pesar de que no se habían cumplido tres de las condiciones impuestas por la comisión que estudió el accidente del Columbia para volver al vuelo; el informe de los 7, incluido en el informe final de la comisión a petición del administrador de la NASA, es mucho menos amable con la NASA y dice que algunas mejoras en la seguridad fueron obviadas en aras de cumplir con fechas de lanzamiento imposibles.

También dicen que un mal liderazgo ha hecho que la vuelta al espacio de los transboradores haya sido más complicado, caro y largo de lo necesario. De hecho, dicen que algunos de los rasgos más preocupantes que contribuyeron al desastre del Columbia, como encargados arrogantes y demasiado seguros de si mismos, siguen presentes.

Esperábamos que la dirección de la NASA fijara un alto nivel de exigencia en el trabajo después del Columbia... En general, fuimos decepcionados.

Lo curioso es que este informe fue escrito antes del lanzamiento del Discovery.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Felipe

¿Alguien sabe cuanto peso transporta normalmente un avión 747? ¿Cuanto pesa el discovery?

Además me imagino que tenga problemas de aerodinámica al llevarlo montado encima.

#2 — Wicho

Los SCA son Boeing 747 modificados; uno es un modelo 100 y el otro es un modelo 100SR.

La carga útil máxima de un 747-100 de serie es de unos 177.000 kilos, incluyendo el combustible, y la de un 747-100SR es de unos 109.000 kilos, pero como una de las modificaciones hechas a los SCA fue mejorar la motorización seguro que estas cifras han aumentado, así que imagino que no tienen demasiados problemas para transportar un transbordador vacío, pues su peso máximo al despegue es de 109.000 kilogramos.

En cualquier caso, y a pesar de que el transbordador vuela con un cono de aluminio adosado a su parte posterior cuando va sobre el SCA, el arrastre añadido del transbordador hace que la autonomía máxima de los SCA quede reducida a poco más de 1.900 kilómetros cuando están transportando uno frente a los aproximadamente 10.000 kilómetros que pueden volar cuando no van cargados.

La cierto es que impresiona ver esa combinación y más aún que pueda volar ;-)

En Airliners.net hay unas cuantas fotos de los SCA con y sin transbordador adosado; me parece especialmente reveladora esta del morro del Discovery para ver en qué condiciones vuelven a casa esos cacharros.

#3 — rado

¿Qué ha pasado con mi comentario?

#4 — waterparties

Lo que más me ha impresionado de la foto del morro que publica Wicho en #2 es que el transbordador está amarrado prácticamente con un clip.

No entiendo mucho de estructuras (desde que estoy obsesionado con el Bridge Builder algo más) pero intuyo que esos tirantes tienen que soportar una tracción terrible.

Sospecho que será importantísimo la posición de los alerones del transbordador para que éste no presione hacia abajo ni hacia arriba al 747 durante el vuelo.

#5 — Wicho

#3 - Me sonó a chufla y lo borré.

#6 — iori

¿Que cosa es "chufla"?

#7 — Wicho

Broma, burla.

#8 — rado

Pues efectivamente era una broma; ni de mal gusto ni fuera de lugar, a juzgar por otros comentarios que he leído en otras ocasiones.Que os siente bien.

-Uno que no os lee más.