Por @Wicho — 9 de Agosto de 2013

Hemos comentado unas cuantas veces que las estaciones en nuestro planeta tienen bastante menos que ver con la distancia que separa a la Tierra del Sol, que cambia en unos 5 millones de kilómetros entre el punto en el que están más cerca (perihelio) y en el que están más lejos (afelio), que con la inclinación de la Tierra respecto al Sol en cada momento.

De hecho, cuando en el hemisferio norte es verano es cuando la Tierra está más lejos del Sol pero lo que sucede es que el Sol cae entonces más a plomo sobre nosotros, haciendo que las temperaturas suban más.

En este vídeo, creado por SayJabberwocky a partir de imágenes obtenidas por el satélite ruso Elektro-L 1 entre mayo de 2012 y mayo de 2013 se aprecia perfectamente este efecto, ya que el Elektro-L 1 ocupa una órbita geoestacionaria, por lo que no se mueve entre toma y toma.

(Vía Universe Today, en un anotación con un montón de vídeos que merece la pena ver).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear