Por Nacho Palou — 29 de Octubre de 2009

Utilizando un cable de fibra óptica, originalmente diseñado para monitorizar pozos de petróleo, investigadores de la Universidad de Nevada pueden medir la temperatura del interior de la tierra con el que probablemente podría considerarse el termómetro más grande del mundo: mide casi 50 kilómetros de longitud, y toma muestras de temperatura cada diez metros a intervalos de 10 segundos.

La precisión de estas medidas es de una décima de grado.


Torre de excavación del Kola Superdeep Borehole, de 12,3 km de profundidad.
Entre otras cosas, permitirá tomar la temperatura de la capa de hielo marino de la Ántartida y del agua que hay bajo éste.

Si 50 km te parece mucho, es porque realmente lo es: en comparación, el agujero más profundo que ha podido excavar el hombre tiene apenas... 12,3 kilómetros, un kilómetro más de que la Fosa de las Marianas (11.022 metros). Éste es el punto natural conocido que más dista de la superficie –del mar, en este caso.

Más en ¡Agujeros enormes!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear