Por @Wicho — 13 de Noviembre de 2014

Primera panorámica desde 67P
Primera panorámica desde 67P con el instrumento CIVA - ESA/Rosetta/Philae/CIVA

Primero las buenas noticias: Philae sigue activo y en comunicación con el control de la misión, posado sobre la superficie del núcleo del cometa 67P.

De hecho siguió comunicándose también con Rosetta durante toda la noche haciendo uso del instrumento CONSERT, que transmite microondas a través del núcleo del 67P a un receptor en Rosetta, y esta mañana, en cuanto Rosetta volvió a tener línea directa de comunicación con Philae, este comenzó a enviar datos al control de la misión utilizándola como repetidor.

Las malas noticias: Philae no está anclada a la superficie de 67P sino posada sobre ella, probablemente inclinada, aunque esto no es un problema muy serio, y recibe menos luz del Sol de la deseable.

Al parecer, tras analizar los datos recibidos de los instrumentos de a bordo Philae tomó contacto con 67P por primera vez a las 15:33 UTC, rebotó al fallar todos los sistemas de anclaje, puede que hasta una altura de 2 kilómetros, volvió a caer para tomar contacto de nuevo a las 17:26, y tras un pequeño rebote más quedar quieta a las 17:33.

Así que han sido tres aterrizajes por el precio de uno, con la enorme suerte de que tras el primero Philae no saliera despedido hacia el espacio.

Todavía están intentando localizar el punto exacto en el que está Philae, pero parece que no está muy lejos de Algikia, el punto en el que pretendían aterrizar; de hecho parece que el primer contacto fue prácticamente en el centro del área a la que apuntaban.

Es prácticamente seguro que la ESA descartará intentar usar ni los tornillos ni los arpones de anclaje, ya que la fuerza necesaria para que estos funcionen provocaría un empuje en el sentido contrario (acción y reacción) que podría despegar a Philae definitivamente de 67P.

A corto plazo esto no es un problema serio, pero según el núcleo del cometa se vaya activando al irse acercando al Sol es más fácil que en un momento dado Philae salga despedido que si estuviera firmemente anclado.

De la misma manera, es prácticamente seguro que no se atreverán a usar el taladro SD2, diseñado para penetrar hasta 23 centímetros en la corteza de 67P para tomar muestras y analizarlas.

Peor que esto, de todos modos, es que Philae ha terminado posado en un lugar en el que recibe luz del Sol durante una hora y media al día, frente a las seis que la ESA buscaba, con lo que aunque los paneles solares están funcionando correctamente no tienen tiempo de producir la electricidad suficiente.

Esto hará que Philae tenga que tomarse las cosas con más calma de la que nos gustaría.

Finalmente, los responsables de la misión no tienen claro en qué posición está Philae, aunque dado que en una de las imágenes que ha enviado se ve el espacio, parece que al menos tiene que estar en una pendiente.

Panorámica de CIVA con imagen superpuesta de Philae
Panorámica de CIVA con imagen superpuesta de Philae - ESA/Rosetta/Philae/CIVA

Por los datos recibidos saben además que una de las patas de Philae no está en contacto con la superficie de 67P

Seamos optimistas: tenemos un aterrizador en funcionamiento sobre la superficie del núcleo de un cometa, que se comunica con el control de la misión, y que dispone de energía para funcionar, así que con tiempo y analizando los datos que nos vaya enviando, iremos viendo qué opciones tenemos.

Pero lo diré una vez más: hemos conseguido colocar una sonda sobre un cometa que viaja por el espacio a 66.000 km/h y que está a más de 500 millones de kilómetros de la Tierra, y esto después de haberlo perseguido durante diez años largos y a lo largo de 6500 millones de kilómetros.

Si esto no te pone la piel de gallina, háztelo mirar.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear