Por @Wicho — 29 de Diciembre de 2011


20 Hz por Semiconductor en Vimeo.

Cuando un eyección de masa coronal se produce apuntando a la Tierra a los pocos días las partículas procedentes de esta llegan a nuestro planeta.

Esto causa las llamadas tormentas geomagnéticas, que se manifiestan con auroras boreales y/o australes, tanto más fuertes y en latitudes más bajas cuanto más potente sea la tormenta, y en los casos de las más fuertes, con cortes en las comunicaciones por radio, interferencias en el funcionamiento del GPS, o incluso con cortes y averías en las redes de tendido eléctrico.

En casos extremos, como el de la tormenta solar de 1859, la más potente de la que tenemos constancia, llegó a provocar auroras visibles hasta en el Caribe y cortocircuitos en las instalaciones telegráficas, que llegaron incluso a incendiarse o a transmitir señales aún cuando habían sido desconectadas de sus fuentes de alimentación.

Todo esto se debe a la interacción entre las partículas cargadas procedentes del Sol y el campo magnético de la Tierra.

El video que encabeza esta anotación, creado usando datos conseguidos por la red canadiense de magnetómetros CARISMA, es precisamente la representación de cómo una tormenta solar causa ruido electromagnético y señales de radio al chocar contra el campo magnético de la Tierra.

Por cierto que estamos acabando el año recibiendo una ducha de esas partículas procedentes de una tormenta solar que se produjo el pasado lunes, tal y como se puede leer en Sun storms may super-charge the northern lights, con lo que estos días se esperan auroras boreales e incluso pequeños cortes en las comunicaciones por radio para el viernes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear