Por @Alvy — 16 de Marzo de 2016

Descubrí el canal de Explanimator con este vídeo, que trata de explicar por qué vivimos en un espacio de tres dimensiones. La respuesta es casi más metafísica que física y acaba siendo un poco circular: vivimos en un universo cuyo espacio es 3D porque es el único lugar en que podríamos existir en 3D.

Lo cierto es que el universo podría ser 2D, 3D, 4D, 5D… los universos de 0D o 1D son triviales y absurdos; pero el de 2D comienza a ser plausible, con seres que podrían vivir allí (¿o no?) y unas leyes de la física que comienzan a ser interesantes. El 3D es lo que vemos a nuestro alrededor, pero el universo en 4D podría ser todavía más interesante: con direcciones como hiperarriba e hiperabajo, paredes que se pueden atravesar e hipercubos de Rubik.

Una de las teorías al respecto es que 3 es el único número de dimensiones «adecuado» para que las leyes de la física que conocemos «funcionen»: la gravedad, las fuerzas que mantienen unidos los átomos y todo lo demás. Lo cual no implica que no pueda pensarse en otros universos con otro número de dimensiones y otras leyes físicas.

El hecho es que la mayor parte de las explicaciones al respecto acaban en un tono de tautología («nuestro universo es 3D porque lo vemos en 3D») o antropocéntrico («como nosotros existimos en 3D es una prueba de que el universo ha de tener 3D»).

De hecho es casi más probable que el concepto espacio 3D esté sobrevalorado y que en realidad el «espacio» sea el reflejo de algo superior que dependa de las matemáticas de la mecánica cuántica o de la teoría de la información. O incluso que no exista como tal sino sea simplemente la forma en que nuestras limitadas y humanas mentes conciben la relación entre los objetos y fuerzas del universo, a falta de una explicación más digerible.

Compartir en Facebook  Tuitear