Por @Wicho — 6 de Febrero de 2006

Tenía aparcado por ahí el artículo NASA Chief Backs Agency Openness del New York Times en el que se habla de las injerencias de los responsables de prensa con poca o ninguna formación científica colocados por la Casa Blanca en la NASA en el contenido científico de los artículos que esta publica con el objeto de apoyar el Diseño Inteligente, el creacionismo más recalcitrante y cosas similares, pero veo que Víctor se me ha adelantado en El diseño inteligente llega a la NASA, en el que comenta este y algún otro artículo, así que a su anotación me remito.

Menos mal que Mike Griffin, el jefe de la agencia, envió a raíz de todo esto un mensaje de correo electrónico a todo su personal en el que dice expresamente que

Filtrar, alterar o modificar el material científico o de ingeniería del equipo técnico de la NASA no es el trabajo de los relaciones públicas.
Pero aún así me parece muy grave que haya gente en posición de alterar o matizar la información que produce la NASA basándose sólo en sus creencias y agenda política y no en los resultados científicos.

Actualización 8-2-2006: Parece ser que George C. Deutsch, el principal causante de este revuelo, ha dimitido, y aunque la NASA no dice por qué, entre otras cosas quizás sea porque se descubrió que en realidad no es licenciado en periodismo y había mentido un poquito en cuanto a alguna de sus cualificaciones para el trabajo en cuestión.

Los detalles están en A Young Bush Appointee Resigns His Post at NASA.

(Vía Slashdot.)

Actualización 9-2-2006: NASA promises reforms after P.R. problems cuenta que la NASA promete reevaluar sus procedimientos internos para evitar problemas similares en el futuro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear