Por @Wicho — 2 de Octubre de 2012

Primeros datos MHS - Eumetsat
Primeros datos del instrumento MHS, que mide la humedad en la atmósfera. Cuanto más hacia el rojo, menos humedad - Eumetsat

El proceso de puesta en producción del MetOp-B, el satélite más nuevo de la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (EUMETSAT) sigue en marcha con la activación de cuatro de los instrumentos que lleva a bordo: Metop-B delivers first data from polar orbit.

El AMSU-A es uno de los dos subsistemas que forman el Advanced Microwave Sounding Unit, la Unidad Avanzada de Medidas con Microondas, y su misión principal es la medida de temperaturas en la troposfera y la estratosfera, así como determinar la cantidad de vapor de agua que hay en ellas y la presencia de nieve y nubes para poder filtrar su efecto en las mediciones.

El MHS, o Microwave Humidity Sounder, Medidor de Humedad por Microondas, mide el vapor de agua en la atmósfera y sirve también para filtrar el efecto de la presencia de nubes en las mediciones de otros instrumentos de a bordo.

El AMSU-A también va a bordo de los satélites K, L y M de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y del satélite Aqua de la NASA; el MHS, por su parte, ha sido incorporado en los satélites de la NOAA a partir del NOAA-N.

Impresión artística del MetOp en órbita
Impresión artística del MetOp en órbita

El ASCAT mide la velocidad y dirección del viento en la superficie de los océanos y la humedad de la tierra cuando no está sobre estos.

Finalmente, el GRAS, Global Navigation Satellite System Receiver for Atmospheric Sounding o Receptor del Sistema de Navegación por Satélite para la Medición Atmosférica, se encarga de obtener mediciones de temperatura y humedad en la atmósfera midiendo la forma en la que se desvían las señales GPS a través de esta. También se usa para controlar la posición del MetOp-B.

Quizás no suene tan glamuroso como los lanzamientos a la Estación Espacial Internacional o los de sondas interplanetarias, pero todos los datos recogidos por estos instrumentos se envían a tierra para ser incorporados en los modelos de predicción meteorológica, que como es lógico suponer funcionan tanto mejor cuanto más y mejores datos tienen, y además se archivan para poder estudiar el clima a largo plazo.

Quedan aún por activar 8 de los instrumentos de a bordo, incluyendo el procesador y repetidor de señales de socorro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones