Por @Wicho — 3 de Junio de 2015

Este vídeo, en el que varios médicos insisten en que las vacunas funcionan, son seguras, y en que vacunemos a nuestros hijos, está grabado en clave de humor…

Pero trata de algo muy, muy serio.

Ojo, que hay un espoiler muy gordo al final del vídeo.

Antivacunas
Vía @TazaRojaLaika

Mientras el niño de Olot con difteria, el primer caso en España desde hace 28 años, sigue grave, unos enlaces para leer sobre el asunto de las vacunas:

  • Si yo fuera padre, por Lucas Sánchez: «Si yo fuera padre y tuviera la certeza de que las vacunas son peligrosas no vacunaría a mis hijos. Pero si fuera padre y en mi poder estuviera la salud de mi hijo lo primero que haría sería documentarme profundamente para buscar dichas “certezas”. Me darían igual los comentarios y las habladurías en general.»
  • Las vacunas y el olvido, por Fernando Frías: «Cuando yo era un crío coincidía en los veraneos con un chaval que llevaba un aparatoso mecanismo en su pierna. No teníamos mucha relación: él era algo mayor que yo (y en esas edades “algo mayor” es un mundo de diferencia), y además su pierna renqueante y su muleta le obligaban a permanecer casi siempre en su casa, mientras que yo prefería irme de paseo en bicicleta. Pero tampoco es que yo lo esquivase como a un bicho raro: ya había visto a otros chicos con secuelas producidas por la poliomielitis y, como cualquier otro niño de mi generación, sabía y temía lo terrible que podía llegar a ser.
    Pero eso me pasa porque soy muy mayor. Seguro que, cuando ayer se supo que un niño de seis años ha tenido que ser hospitalizado por difteria, muchas personas tuvieron que mirar en la wikipedia para saber lo que es […]»
  • Los antivacunas, la libertad y la responsabilidad, por Jorge Segado: «Además de desmemoriado, hay que ser un ignorante y un insolidario para sostener la tesis de los antivacunas».

Y antes de que alguien me acuse de que todos los enlaces caen del mismo lado, otro para explicar que en algunos casos la equidistancia simplemente no tiene lugar.

¡Ah! Y no, no hay ninguna relación entre vacunas y autismo; de hecho el estudio que los relacionaba resultó ser un fraude.

(El vídeo, vía @jvicenteprieto).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear