Por @Alvy — 14 de Abril de 2016

Encontrar las venas en las que pinchar con la aguja para realizar una analítica, transfusión o similar es a veces un poco complicado, especialmente entre personas de edad avanzada, cuando ya se ha pinchado al paciente varias veces o debido –aunque parezca una tontería– a una pobre hidratación.

Este invento llamado VeinViewer examina el brazo con una cámara infrarroja (que «absorbe» la luz de la hemoglobina y los tejidos), analiza los datos y los proyecta de nuevo en tiempo real sobre la piel. El resultado es una imagen de las venas incluso aunque estén a 1 centímetro de profundidad; también sirve para examinar las bifurcaciones venosas y otras características del sistema circulatorio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear