Por @Alvy — 10 de Octubre de 2014

Una simulación de la propagación de enfermedades infecciosas

En el Washington Post han preparado una Simulación de cómo se produce la difusión de enfermedades infecciosas, incluyendo infecciones víricas como el ébola, la gripe y otras tan comunes conocidas como la rubeola, el sarampión o la tos ferina.

En la simulación se utiliza una población imaginaria de 100 personas cuyos colores indican su estado: en naranja oscuro cuando se infectan, en negro si fallecen y en naranja claro si se recuperan – una aproximación que es simplista pero sirve para hacerse una idea; en la realidad los resultados dependerían en buena medida de las condiciones de vida, los tratamientos, etcétera.

Como puede verse claramente, dejando transcurrir el tiempo o moviendo el deslizador del calendario, el ébola no es especialmente rápido en cuanto a difusión. La gripe es la que más gente infecta en menos tiempo, seguida del sarampión. Sin embargo, aunque la tos ferina, la rubeola o la gripe no causan apenas víctimas en comparación, la difteria, el SARS (neumonía atípica) o la viruela son mucho más letales. El ébola deja tras poco más de dos meses más de un 50% de víctimas a su paso, mientras que en los casos de la viruela (30%) o la difteria (15%) las cifras son significativamente menores.

En conclusión, tal y como titula la simulación, «el ébola se propaga más lentamente, pero es más mortífero que otras enfermedades.»

(Vía FlowingData.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear