Por @Wicho — 9 de Febrero de 2015

Impresión artística de las enanas blancas en el centro de Henize 2-428
Impresión artística de las enanas blancas en el centro de Henize 2-428 - ESO/L. Calçada

Serendipia, según la Wikipedia: «es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.»

Un equipo de astrónomos liderado por Miguel Santander estaba intentando averiguar cómo algunas estrellas producen nebulosas planetarias con formas asimétircas, y uno de los objetos que estudiaban para ello era la nebulosa planetaria conocida como Henize 2-428.

Observaciones con el Very Large Telescope, el Telescopio Muy Grande, del Observatorio Europeo Austral le permitieron comprobar que en efecto en el interior de Henize 2-428 hay dos enanas blancas en órbita una alrededor de la otra que pueden contribuir a la extraña forma de esta nebulosa.

Henize 2-428 vista por el VLT
Henize 2-428 vista por el VLT - ESO

Pero observaciones posteriores con telescopios del Instituto de Astrofísica de Canarias les permitieron calcular las órbitas de ambas estrellas y sus masas y ahí fue donde llegó la sorpresa, tal y como se puede leer en Una asociación estelar condenada a la catástrofe.

Con estas nuevas observaciones averiguaron que las dos estrellas tienen una masa ligeramente inferior a la del Sol y que se orbitan la una a la otra cada cuatro horas a una distancia tal que la atracción gravitatoria mutua hará que cada vez se vayan acercando más y más hasta fusionarse…

Dentro de unos 700 millones de años.

La mayoría de nosotros ya no estaremos por aquí para verlo, pero en cuanto con este proceso de fusión la masa de la estrella resultante pase de 1,4 veces la masa del Sol esta habrá sobrepasado el límite de Chandrasekhar.

El límite de Chandrasekhar marca la masa máxima que puede tener una enana blanca antes de colapsar sobre si misma; una vez sobrepasado ese límite el propio peso de la estrella genera una gravedad tan fuerte que hace que tan siquiera la fuerza de repulsión entre los electrones que hay en ella pueda oponerse a esa enorme gravedad, con lo que es como si se fuera plegando sobre si misma, ocupando cada vez menos espacio, lo que provoca un aumento de la temperatura en su interior que a su vez desencadena una reacción nuclear descontrolada que hace reventar a la estrella en pedazos.

Así que las enanas blancas de Henize 2-428 terminarán convertidas en una supernova tipo Ia.

Lo que es muy relevante del descubrimiento de Santander et al. es que si bien esta es una teoría sobre la formación de supernovas de este tipo que hace años que manejan los astrónomos, esta es la primera vez que vemos en el universo real este proceso en acción, lo que contribuye a reforzar la validez de la teoría.

Ah, y sí, el Miguel Santander de ahí arriba es el mismísimo @migusant, el autor de La epopeya de los amantes, La costilla de Dios, y El legado de Prometeo.

No solo se dedica a desvelar los misterios del universo sino que además le da tiempo a escribir. Y a escribir bien. Creo que voy a odiarlo un poco ;)

Y se me olvidaba que es uno de los co-creadores del juego de mesa D€mocracia.

Definitivamente voy a odiarlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear