Por @Wicho — 22 de Septiembre de 2015

Open tree of life
Open tree of life

Todos los seres vivos que hay en día en nuestro planeta descienden de Luca, el último antepasado común universal.

El árbol de la vida que acaba de publicar la Universidad de Durham –o más bien un primer borrador de este– es el más ambicioso que se haya hecho hasta la fecha, pues reúne unos 2,3 millones de especies para ver las relaciones que hay entre ellas y cómo, yendo hacia atrás, llegan a Luca.

No se trata sólo de ver el grado de parentesco que tenemos, por ejemplo, con un plátano, sino que este tipo de diagramas sirven para que los científicos puedan desarrollar nuevas medicinas, mejorar el rendimiento del ganado que criamos y de los vegetales que cultivamos, entre otras cosas, al poder ver y entender mejor las relaciones entre distintas especies.

Pero hacerlos no es nada fácil, pues a menudo las mismas especies, en especial las menos conocidas, pueden ser conocidas por varios nombres, o puede dar lugar a confusión el hecho de que en una publicación se incluya el nombre con algún error, por citar sólo un par de problemas que supone crear estos árboles de la vida.

En otras ocasiones son los propios expertos los que no se ponen de acuerdo en dónde hay que colocar a una especie o grupo de especies, y aún falta mucho para que tengamos la secuencia genética de todas las especies como para poder hacer el árbol definitivo.

Por otro lado este, de hecho, es una especie de meta–árbol, ya que se basa en otros 500 más pequeños publicados con anterioridad, así que no cabe sino considerarlo un trabajo en curso.

Igual que lo son nuestros esfuerzos por ir sabiendo cada día más del mundo en el que vivimos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear