Por @Wicho — 17 de Febrero de 2015

Lanzamiento de la Progress M-26M
Un Soyuz U fue el encargado del lanzamiento

A las 16:57 UTC, poco más de seis horas y cuatro órbitas después de su lanzamiento, la nave de carga Progress M-26M, o Progress 58 según la terminología que usa la NASA, atracaba de forma automática en el puerto del módulo Zvezda de la Estación Espacial Internacional, donde permanecerá durante los próximos seis meses, tal y como se puede leer en Progress 58 Docks to Station’s Zvezda Service Module.

La Progress M-26M a punto de atracar
La Progress M-26M a punto de atracar - vía @AstroSmantha

La M-26M pesa 7 287 kilos, de los que tan solo 2 370 son de carga útil.

De estos, 435 son de combustible para los motores de la EEI, 420 de agua y 50 de oxígeno para ser liberado en la atmósfera de la EEI.

La carga seca con 262 kilos de material sanitario y piezas para el servicio de la sección rusa de la EEI, 214 kg de suministros médicos y equipo higiénico, 369 kg de comida, y 139 kilos de suministros estadounidenses para la tripulación rusa.

Van a bordo también 149 kilos de componentes del sistema eléctrico, 7 kilos de equipo para la monitorización de la atmósfera, 96 kilos para el sistema de agua, 17 kilos de material de protección personal, 6 kilos de hardware para la protección contra incendios, 41 kilos de hardware para el sistema de control térmico de la Estación, 14 kilos de equipos informáticos, y 17 kilos para el sistema de telemetría; además, van a bordo 40 kilos de ítems personales para la tripulación, 80 kilos de equipamiento para los módulos rusos y 14 kilos de materiales para experimentos científicos.

Una vez retirada la carga la Progress será llenada con materiales de desecho y ya no necesarios en la Estación para que se desintegren con ella en la atmósfera durante la reentrada controlada con la que acabará su misión; no sólo hace de camión de reparto sino también de camión de la basura.

Naves visitantes en la EEI a 17 de febrero de 2015
Naves visitantes en la EEI a 17 de febrero de 2015

La Progress M-26M ocupa el sitio dejado libre el pasado sábado por el ATV-5 de la Agencia Espacial Europea. Desde esa posición puede elevar la órbita de la Estación encendiendo sus motores: al empujarla la hace ir más rápido y esto hace que a su vez se eleve la altitud de su órbita, aunque nunca lo suficiente como para escaparse de la atracción terrestre ya que los motores de la Progress no tienen ni de lejos la potencia suficiente para esto.

Con la finalización del programa de los ATV de la ESA la Progress es la única nave de las que enº la actualidad da servicio a la EEI que tiene esta capacidad de modificar su órbita.

Las Progress llevan en servicio desde 1978, y aunque van por la cuarta versión, siguen siendo básicamente la misma cápsula que entonces, con sólo una misión fallida en toda su carrera, y eso por un fallo del cohete lanzador.

El diseño de las Progress está basado en el de la cápsula Soyuz, e igual que esta es lanzada en cohetes Soyuz, y sí, es un poco lío, los rusos llaman igual a la cápsula que al cohete.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear