Por @Alvy — 4 de Junio de 2014

¿Debería una persona tocar 200.000 voltios? ¿Aunque esté bien aislada? Mucha gente no lo haría ni de broma, pero no todo depende del voltaje, sino también de la intensidad de la corriente. Este profesor del Jefferson Lab utiliza precisamente los efectos de la carga eléctrica de un generador de Van de Graaff en una lección bastante interesante. [Recomendación: verlo con subtítulos.]

¡Y atención al pelo!

Quien quiera de un equivalente casero puede hacerse en las jugueterías con unas Fun Fly Stick, aunque igual que os digo que son divertidas un rato también que las figuritas no son muy resistentes y se rompen fácilmente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear