Por @Wicho — 16 de Diciembre de 2016

Un cohete Pegasus XL, lanzado desde el Stargazer de Orbital ATK, puso en órbita los ocho satélites de la misión Cygnss de la NASA el 16 de diciembre de 2016.

El Cyclone Global Navigation Satellite System, o Sistema Satélite de Navegación Global de Ciclones, tiene como objetivo estudiar los huracanes (o ciclones o tifones, lo mismo da) usando las señales del sistema GPS para medir cómo interactúan el aire y el mar cerca del núcleo de estas tormentas.

Está previsto que lo hagan durante al menos dos temporadas de huracanes y que los datos que recojan sirvan para mejorar los modelos de predicción de este tipo de fenómenos meteorológicos.

Para ello cada uno de los ocho Cygnss lleva a bordo un receptor GPS capaz de seguir la señal de cuatro de estos satélites a la vez y de comparar cada una de esas cuatro señales con su rebote en la superficie del mar. Es una técnica recientemente desarrollada, pero las diferencias entre la señal directa y la rebotada permiten calcular lo agitado que está el mar, lo que se relaciona directamente con la velocidad del viento. Cada uno de ellos es capaz de tomar una medición por segundo y señal, lo que es un total de 32 mediciones por segundo combinando las de todos los Cygnss.

Impresión artística de un Cygnss en órbita
Impresión artística de un Cygnss en órbita – NASA

Este tipo de mediciones se pueden hacer de día y de noche y en cualquier condición, ya que las señales GPS traspasan sin problemas las nubes y las cortinas de lluvia más densas; la ventaja de poder mirar a los huracanes desde el espacio es que se pueden tomar mediciones de su interior sin necesidad de jugársela en un avión ni nada parecido.

Un Cygnss y un humano
Christopher Ruf , el investigador principal de la misión, y una de sus «criaturas» – NASA

Al ser los satélites tan pequeños –al fin y al cabo llevan a bordo un único instrumento– el presupuesto de la misión ha permitido lanzar ocho, lo que asegura un tiempo de revisita de entre cuatro y seis horas para cualquier tormenta situada en la zona de cobertura de la órbita de los satélites, inclinada 35 grados.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear