Por @Alvy — 17 de Mayo de 2016

Aunque no están todas porque hay muchos, esta lista no está nada mal, sobre todo porque algunas no son tan obvias como podría parecer o ni siquiera se conocen popularmente. Las ha recogido Mental Floss en 8 Words you Might not Know were Named for Scientists:

  • Voltio, por el físico Alessandro Volta, inventor entre otras cosas de la batería eléctrica («pila de Volta») hacia 1800.
  • Galvanizar, por el físico Luigi Galvani, que descubrió que un zurriagazo eléctrico podía mover los músculos de una rana muerta.
  • Guillotina. Del médico Joseph Ignace Guillotin, que propuso y popularizó este método de ejecución como «el menos doloroso». La leyenda urbana de turno dice que él mismo murió guillotinado, aunque en realidad no es cierto.
  • Macadamia. Las famosa nueces deben su nombre a que John Macadam era amiguete del botánico alemán Ferdinand von Mueller, que fue quien acuñó su nombre en los libros para la posteridad. Proceden de Australia, Nueva Caledonia e Indonesia.
  • Algoritmo. El famoso término que describe un proceso para realizar cálculos o llevar a cabo una tarea proviene del matemático y astrónomo persa Muḥammad al-Khwārizmī (Al-Juraismi), también considerado padre del Álgebra. Quizá por la injusta manía que tienen casi todos los escolares a las matemáticas su pena fue que también confundan algoritmo con logaritmo, mismas letras, distintos significados.
  • Baudio. La unidad que mide los «símbolos transmitidos por segundo» homenajea a Émile Baudot, ingeniero de telegrafía francés.
  • Nicotina. Proviene del apellido de Jean Nicot, diplomático y recopilador de uno de los primeros diccionarios, que además hizo sus pinitos con la medicina planteando que los ungüentos de nicotina servían para el dolor de cabeza y curar los tumores.
  • Decibelio. Esta unidad que asociamos con la medición del ruido proviene del belio: una relación 10 a 1 entre una magnitud que se está analizando y la de referencia. Su nombre homenajea a Alexander Graham Bell, mundialmente conocido como el inventor del teléfono (aunque la historia demostró que el italiano Antonio Meucci lo inventó antes… ¿Deberíamos tener decimeuccis entonces? Hmmm…)
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear