Por @Alvy — 8 de Marzo de 2016

CGP Grey preparó un vídeo titulado The Trouble with Transporters donde divagando sobre los transportadores de Star Trek lanza más preguntas de las que responde respecto a cómo funcionan, qué hacen «realmente» y cómo afectan a las personas estas máquinas. Justo lo que nos gusta.

En Star Trek los transportadores «descomponen» a los objetos y la gente en sus componentes básicos, a nivel subatómico, para recomponerlos con nuevas partículas subatómicas a miles de kilómetros de distancia. Técnicamente esto es hoy en día imposible, pero en el universo de ficción se utilizan «escáneres moleculares», «buffers» y «compensadores de Heisenberg» para resolver todas las (¡ejem!) imposibilidades físicas.

Pero… Si una persona se descomponen y retransmite… ¿Lo que llega no es una «copia»? ¿Es la misma persona, con los mismos recuerdos y la misma consciencia? ¿Y por qué desaparece el original? En los manuales técnicos se dan todo tipo de explicaciones de ficción y el hecho de que su funcionamiento sea bastante similar al de los replicadores de materia siembra dudas acerca de qué sucede realmente… Y también por qué las personas, materialmente parecidas a los virus, las plantas o la comida (que sí se transportan sin problemas) son «distintas».

Hay cierto paralelismo entra esta forma futurista de transporte y la paradoja de Teseo que ya estudiaron los filósofos griegos:

El barco en el cual volvieron (desde Creta) Teseo y los jóvenes de Atenas tenía treinta remos, y los atenienses lo conservaban desde la época de Demetrio de Falero, ya que retiraban las tablas estropeadas y las reemplazaban por unas nuevas y más resistentes, de modo que este barco se había convertido en un ejemplo entre los filósofos sobre la identidad de las cosas que crecen; un grupo defendía que el barco continuaba siendo el mismo, mientras el otro aseguraba que no lo era.

Esto se puede traducir en la siguiente pregunta: ¿estaríamos en presencia del mismo barco si se hubieran reemplazado cada una de las partes del barco una a una?

Existe además una pregunta adicional: si las partes reemplazadas se almacenasen, y luego se usasen para reconstruir el barco ¿cual de ellos, si lo es alguno, sería el barco original de Teseo?

En esencia la situación es la misma. Pero, dejando a los atenienses descansar en paz, Grey plantea la inquietante cuestión de si en realidad los transportadores no serían máquinas de suicidio, en las que para evitar tener copias de la misma persona danzando por ahí habría que eliminar el original. Entonces tendríamos a una Flota Estelar matando cada día a millones de personas transportadas… Aunque por otro lado crearían otras nuevas. Que el teletransporte trekker además no es perfecto lo sabemos por la cantidad de veces que ha fallado este invento, dándonos episodios donde surgían de la sala antagonistas malvados, duplicados casi idénticos o combinaciones aun más extrañas de los protagonistas y los seres transportados.

El transportador como medio de transporte sería muy seguro (desde luego más de lo que originalmente pensaba el doctor McCoy) y en La nueva generación se habla de 2 o 3 accidentes cada década (en la serie original falla bastante más y en Star Trek: Enterprise está casi «en beta»). Seguro que en la época futura muchos sufrirían fobia como hoy se sufre a los medios de transporte más seguros, como el avión o el ascensor.

Volviendo a la filosofía, la cuestión –si se dedica un rato a examinar con detalle el tema– acaba siendo una cuestión de exploración de lo que es la consciencia. ¿Somos lo que somos solo mientras tenemos consciencia? ¿Cómo se puede explicar algo tan complejo como la consciencia con algo tan simple como las partículas subatómicas? ¿Sería en ese caso intercambiables esas partículas por otras, dejando nuestra consciencia inalterable?

Y si inquietante era el concepto del transportador como máquina de suicidio más aún lo es el de nuestras camas como máquinas de suicidio, en las que cada noche «desconectamos nuestra consciencia» mientras dormimos. ¿Por qué si estamos dormidos estamos inconscientes aunque las mismas partículas siguen allí, aunque moviéndose de forma diferente? Si muriéramos durante el sueño solo para ser «resucitados» justo antes de despertar, ¿seríamos la misma persona, con los mismos recuerdos? ¿Podríamos distinguir tan solo por la experiencia propia una cosa de la otra?

¡Scotty, transpórtanos a donde podamos encontrar las respuestas a estas cuestiones!

Compartir en Facebook  Tuitear