Por @Wicho — 6 de Febrero de 2008

Desde este lunes por la tarde está en marcha el reloj de la tercera cuenta atrás para el lanzamiento del transbordador espacial Atlantis en la misión STS-122 de la NASA a la Estación Espacial Internacional, tras dos cancelaciones anteriores a principios de diciembre de 2007 causadas por problemas con los sensores de nivel bajo de combustible en el depósito principal de la nave.

Esquema de la ubicación de los sensores que fallaron
Ubicación de los sensores que fallaron

Estos cuatro sensores, que se encargan de ordenar la parada de los motores de los transbordadores espaciales antes de que estos puedan empezar a funcionar en vacío, lo que podría provocar una explosión de consecuencias catastróficas, dieron lecturas contradictorias durante las dos cuentas atrás anteriores, lo que obligó a los responsables de la misión a cancelar los lanzamientos.

Las pruebas realizadas después de la segunda cancelación llevaron a la agencia a la conclusión de que no eran los sensores en sí los que fallaban sino el conector mediante el que los cables que transmiten las señales de estos pasan del interior al exterior del depósito y de ahí al Atlantis, por lo que este conector fue sustituido por otro conector modificado en el que los extremos de los cables van soldados, lo que se espera que solucione esos errores en la transmisión de las señales.

Un técnico preparando el nuevo conector - NASA
Un técnico del Centro Espacial Goddard suelda los cables del conector que usará el Atlantis en la misión STS-122

Una vez instalado el nuevo conector surgió otro posible problema con una de las mangueras del circuito de refrigeración de las compuertas de la bodega de carga de la nave, ya que está ligeramente doblada y se temía que esto redujera el flujo de refrigerante por debajo de los límites tolerables, aunque distintas pruebas realizadas en la manguera en cuestión y un estudio de otra similar en el Discovery que también está doblada han permitido a los responsables dar el visto bueno para el lanzamiento y dejar la sustitución de esta conducción para más adelante.

Así, en estos momentos el mayor obstáculo con el que se enfrentan los tripulantes del Atlantis y la NASA son las predicciones meteorológicas, que cifran sólo en un 40% las posibilidades de que las condiciones sean adecuadas para el lanzamiento de mañana.

Este lanzamiento, previsto para las 20:45, hora de España (UTC + 2) tiene como carga principal el laboratorio Columbus de la ESA, junto con una serie de módulos intercambiables para este, tanto internos, de los que Columbus soporta hasta 10, como externos, a saber:

  • EDREl Biolab, un rack para experimentos biológicos.
  • El Fluid Science Laboratory, un módulo para investigar el comportamiento de fluidos en condiciones de microgravedad. Puede funcionar de modo automático o ser controlado por los astronautas de la ISS o desde tierra.
  • El European Drawer Rack, un rack de propósito general para experimentos.
  • Los European Physiology Modules, para experimentos médicos.
  • El Solar Monitoring Observatory (SOLAR), que se quedará montado en el exterior de Columbus, y que consta de tres instrumentos diseñados para medir la irradiancia del espectro solar.
  • El European Technology Exposure Facility (EuTEF), otro módulo externo que servirá para comprobar el comportamiento de ciertos materiales expuestos a las condiciones de vacío.

Al final de la misión el Atlantis traerá de vuelta uno de los giroscopios de control de actitud estropeado de la ISS, giroscopio que fue sustituido por otro en la misión STS-118, así como al astronauta Daniel Tani, que dejará su puesto como miembro de la Expedición 16 a la Estación Espacial Internacional al francés Léopold Eyharts, quien junto con Hans Schlegel forma el contingente de astronautas de la ESA que ayudarán a instalar el Columbus en su sitio.

Por cierto que la estadía de Eyharts, prevista inicialmente en unas 12 ó 13 semanas, acabará viéndose acortada a sólo unas 6 ó 7 semanas debido al retraso en el lanzamiento del Atlantis, ya que está previsto que su sustituto, Garrett E. Reisman, llegue a la Estación Espacial Internacional a bordo del Endeavour en la misión STS-123, que tiene como fecha prevista de lanzamiento el próximo 11 de marzo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear