Por @Wicho — 12 de Agosto de 2010

Como todos los meses de agosto, la Tierra está atravesando los restos que deja en el espacio la cola del cometa 109P/Swift-Tuttle, lo que provoca la lluvia de meteoros conocida como las Lágrimas de San Lorenzo o Perseidas, precisamente porque este santo murió un 10 de agosto.

Las perseidas en 1995 - S. Molau and P. Jenniskens, NASA Ames Research Center
Meteor outburst - Las perseidas en 1995 por S. Molau and P. Jenniskens, del NASA Ames Research Center

El pico de actividad de este año se producirá en la noche del día 12 al 13, y se calcula una tasa horaria cenital, el número de mereoros por hora que se podrá observar, de 100, aunque ya hace un par de semanas que estos meteoros han hecho acto de presencia por las noches y seguirán activas hasta el 24 de este mes.

La ventaja de este año es que justo el día 10 hubo luna nueva, con lo que habrá muy poca luz natural que interfiera con su observación, y menos aún si se hace a una hora a la que la poca Luna que haya todavía no ha salido.

Otra cosa es la contaminación lumínica, claro, que a los que vivimos en las ciudades y salimos de ellas menos de lo que debiéramos nos roba uno de los más grandes espectáculos naturales que existen, como es la contemplación del cielo en una noche despejada.

Para verlas, basta prácticamente con mirar al cielo y localizar la constelación de Perseo, aunque si no la conoces, un programa como Stellarium o algún planetario en línea como Neave Planetarium te sacarán del apuro. También puedes echarle un ojo a la guía sobre las Perseidas de 2010 [PDF 3,6 MB]que ha publicado la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas de España

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear