Por @Alvy — 21 de Mayo de 2017

Con las debidas precauciones y un par de placas de material acrílico transparente puede fabricarse esta superficie llamada Ferrocell sobre la que cuando se colocan y mueven imanes de cualquier tipo permite una visualización directa de los campos magnéticos resultantes.

Además de las placas transparentes se necesita un poco de ferrofluido y aceite mineral (WD-40 o aquí en España 3-en-1) en el que diluirlo. Hace falta también una tira de ledes con los que iluminar la escena y que se puedan ver mejor las líneas magnéticas – son baratos y los venden en los bazares.

El resultado es la mar de curioso –e instructivo– y puede ser un buen experimento para llevar a cabo en clase, jugando con imanes de diferentes tamaños, formas y uniendo unos a otros y viendo qué sucede.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones