Por @Wicho — 7 de Abril de 2016

Impresión artística de Akatsuki en órbita

La sonda Akatsuki de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial tenía que haber entrado en órbita alrededor de Venus el 7 de diciembre de 2010, pero un fallo de su motor principal hizo que se pasara de largo. Sin embargo el equipo de la misión, lejos de darse por vencido, analizó el problema y diseñó una estrategia para hacerla llegar a su destino justo cinco años después.

Así, el 7 de diciembre de 2015 Akatsuki entraba por fin en órbita alrededor de Venus, aunque dado que los motores de maniobra, que fueron los usados para llevarla de vuelta, tienen menos potencia que el motor principal su órbita final es más alta que la prevista inicialmente.

Venus visto por la cámara LIR
Venus visto por la cámara de infrarrojos de onda larga (LIR) de Akatsuki. La formación de nubes que recorre el planeta de arriba a abajo nunca se había visto antes

Y tras varios meses de pruebas y calibración de sus instrumentos -había duda sobre su estado pues durante los cinco años extra en el espacio habían tenido que soportar temperaturas por encima de aquellas para las que habían sido diseñados- la JAXA ha anunciado que Akatsuki por fin está lista para empezar su trabajo científico, tal y como se puede leer en Akatsuki regular observation to begin in mid April, lo que hará a mediados de abril de 2016.

También conocida como Venus Climate Orbiter, Akatsuki se dedicará al estudio de la estratificación de la atmósfera de Venus así como la dinámica de esta y la física de sus nubes.

Las buenas noticias que llegan desde Venus son un alivio para la JAXA, que hace días que no recibe señales del telescopio espacial Hitomi, con lo que cada vez parece más claro que en efecto este se ha partido en dos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear