Por @Alvy — 14 de Octubre de 2009

Gran Colisionador de Hadrones: Un paso más (pero no el fin del mundo)Me encantó esta teoría conspiranoica que encontré en un ensayo de la sección de Ciencia del New York Times, titulada The Collider, the Particle and a Theory About Fate. Basicamente viene a contar que se han oído algunas propuestas realmente extrañas acerca de que como al LHC le han sucedido tantos accidentes chungos, hay quien piensa que a ver si es que está siendo saboteado desde su propio futuro.

Los componentes de la historia son tan apasionantes como resultones: viajes en el tiempo, el bosón de Higgs comportándose como la paradoja del abuelo para evitar ser descubierto (o algo así), el Modelo Estándar, millones de electronvoltios, grandes imanes, energía por todas partes, presupuestos millonarios que aparecen, desaparecen y vuelven a aparecer, mecánica cuántica, diversos gobiernos implicados a nivel internacional…

Al parecer dos científicos del Instituto Niels Bohr de Copenhage y del Yukawa de Física Teórica de Kyoto publicaron una serie de artículos al respecto titulados Comprobacioón de efectos desde el futuro en el LHC: una propuesta y Búsqueda de influencias desde el futuro en el LHC. Lo hicieron en el cajón de sastre de borradores de publicaciones científicas arXiv.org, donde dichos trabajos pasan pocos filtros si es que pasan alguno (desde luego no los de las publicaciones científicas convencionales), aunque es apasionante de leer lo que circula por allí.

Dicen que los expertos en la materia pronto asignaron esa la idea menos credibilidad que a las novelas de Harry Potter, pero oye, quien sabe: cosas más raras se han leído sobre gatos vivos y muertos a la vez y múltiples universos que nos rodean, y nadie parece quejarse demasiado de esa vieja escuela cuántica. Para complicar las cosas, uno de los autores está en el equipo que propuso originalmente algunos de los conceptos de la revolucionaria Teoría de Cuerdas, que si bien es controvertida se diría bien situada como candidata para explicar cómo funciona el Universo, aunque también cuenta con un buen número detractores.

Cada vez que algo vuelve a fallar en el LHC, los autores de la teoría «¡Ajá! Es el propio LHC evitando que funcione, desde el futuro» sonríen como si sus ideas se vieran confirmadas, como si las pruebas experimentales les dieran la razón. Incluso han propuesto más pruebas, tan ingeniosas como aparentemente ridículas, para comprobar si los problemas del LHC son realmente aleatorios o fruto de una «influencia maligna desde el futuro».

Actualización: Maikelnai comenta algunos detalles más, vistos en New Scientist, titulando ¿Y si el bosón de Higgs viajase en el tiempo para sabotear su propio descubrimiento? Desde luego, son divertidas estas anotaciones que hay que comenzar por «No, no me he fumado nada, pero dicen unos científicos que…»

(Vía libre, desde el futuro: Slashdot.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear