Por @Wicho — 27 de Diciembre de 2013

Cuidadito con los ojos de los niños

Lo que comenzó como un WTF cuando hace unos días me encontré con unos filtros Reticare que, según dicen, protegen de la «luz tóxica», ha estado a punto de convertirse en una nueva demostración del efecto Streisand.

Y es que tal y como se puede leer en Reticare (II): Intentan censurar este blog la empresa que las fabrica ha intentado que en Ocularis retiren un artículo en el que se desmontan las supuestas ventajas de ese producto.

Se trata de Reticare: mentiras y negocio, que por cierto es el mismo artículo que leí yo antes de publicar el WTF, no fuera a ser que eso de la luz tóxica existiera y se me hubiera pasado, artículo que se resume en un párrafo:

(…) Los ojos trabajan con luz, necesitan la luz para ejercer su función. Es un órgano que está expuesto a la radiación solar en todos los animales, incluidos nosotros. La evolución ha ido adaptando y modificando el órgano para que no se deteriore, como es fácil de suponer.

No se ha demostrado que una exposición normal a la luz solar sea perjudicial, y no se ha demostrado que ninguna protección o barrera prevenga de enfermedades oculares. No se ha demostrado que se produzca un deterioro de la retina debido a la luz visible más energética (luz azul), y no se ha demostrado que filtrando esta luz azul prevengamos de daños en la retina.

Por otra parte, la luz solar es más intensa y energética que la luz artificial que se originan en pantallas LED. Si con la dosis más alta los filtros no son útiles, con la dosis más baja, la plausibilidad es incluso menor (…)

Por lo que hemos podido ver la solicitud de Reticare se basa en cómo contaba las cosas el autor en el artículo en cuestión y no en lo que contaba. Este, aconsejado por su abogado, ha procedido a retirar algunas expresiones jocosas que había en el el artículo como muestra de buena voluntad, aunque sin modificar para nada el sentido del artículo ni, mucho menos, retirarlo como le pedían.

Arturo Quirantes, el Profe de Física, abunda sobre el tema en Informe Pelícano: Reticare y la luz tóxica, donde aparte de mencionar el intento de Reticare de que se retire el artículo de Ocularis desgrana los errores que hay en los estudios y fundamentos científicos que menciona esta empresa en su web y su intento de hacer pasar como significativos resultados que no lo son.

Claro que en un país en el que la homeopatía está a punto de recibir el visto bueno oficial del Ministerio de Sanidad aún cuando no hay evidencia científica alguna que lo justifique no es ninguna sorpresa que otro productos de dudosa eficacia se puedan permitir hacer afirmaciones sobre nuestra salud ocular.

El autor de Ocularis tiene claro que no va a retirar ninguno de los artículos:

Creo que escribir y difundir estos artículos es una actividad cívica y solidaria. Me lo tomo casi como una obligación; si tienes los conocimientos suficientes para desmantelar estas falsedades, creo que debes hacerlo. Pero no sólo podemos colaborar los que nos dedicamos a salud, o los científicos en general: cualquiera de nosotros puede difundir, enlazar y propagar esta «otra versión.»

Si en Reticare las tuvieran todas consigo no intentarían conseguir la retirada de ningún artículo. Afirmar como hacen que existe algo llamado «luz tóxica» y que «afecta especialmente a los niños» es una afirmación extraordinaria. Y afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias por parte de quien las hace. Deben demostrarse con datos. Y esos mismos datos servirían para desmontar las afirmaciones que dicen que su producto no sirve para nada (lo cual no parece que sea el caso).

Es así de sencillo. Y de complicado, porque los datos son los datos, se ponga uno como se ponga.

Actualización: desde Reticare insisten en que disponen de un montón de datos y estudios que apoyan sus afirmaciones acerca del efecto pernicioso de la luz tóxica, afirmaciones y estudios que según dicen no son cuestionadas en la comunidad científica.

Han quedado en que nos harán llegar información más completa que la que hay en la parte de fundamentos científicos de su web para que podamos revisarla; siempre cabe la posibilidad de que tengan esos datos que pedimos y que simplemente no hayan sido muy hábiles a la hora de comunicarlos, en cuyo caso estaremos encantados de contarlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear