Por @Wicho — 16 de Agosto de 2016

Licor café casero, cosecha de 2015Lo cuenta Juan Ignacio Pérez en Beber alcohol produce cáncer: un metaestudio cuyos resultados han sido publicados recientemente confirma que el consumo de alcohol es capaz de producir cáncer de bucofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama.

No lo sugiere, lo confirma, aunque los mecanismos que relacionan la ingesta de alcohol y la aparición de estos cánceres no estén claros todavía.

Y nada descarta que el consumo de alcohol esté relacionado con la aparición de otros tipos de cáncer; de hecho cada vez hay más evidencias de que está también relacionado con la aparición de cáncer de piel, páncreas y próstata.

Este metaestudio, Alcohol consumption as a cause of cancer, dice además que aunque hay una relación clara entre el volumen de alcohol ingerido y la aparición de cáncer los que bebemos ocasionalmente tampoco nos libramos.

También dice que los cánceres atribuibles al alcohol en las siete áreas citadas representan un 5,8% de las muertes por cáncer en todo el mundo cada año, que en 2012 fueron 8,2 millones, así que la ingesta de alcohol se relaciona directamente con unas 475000 de estas muertes. Otro estudio, Light alcohol drinking and cancer: a meta-analysis, da una cifra de unas 34000 muertes (5000 por cáncer de faringe, 24000 por cáncer de esófago y 5000 por cáncer de mama) en 2014 atribuibles al consumo ligero de alcohol.

Así que si bien es cierto que el alcohol causa muchas más muertes por su influencia en accidentes de tráfico –éstos provocan unos 3300 muertos al día en todo el mundo– o por los casos de cirrosis que provoca, y eso por no hablar de los problemas sociales que supone el alcoholismo, es importante que sepamos que hay un motivo más para vigilar su consumo.

Y como siempre cabe el matiz de que aunque te pases la vida bebiendo como un cosaco nadie puede asegurar que vayas a desarrollar un cáncer a causa del alcohol.

Vistos los resultados de estos estudios, ¿voy a dejar de tomar un vino, una cerveza, un licor café, o una copa con los amigos de vez en cuando? No, igual que no he dejado de comer carne roja o procesada. O que no he dejado de usar mi teléfono móvil ni he apagado la wifi de casa ni de la oficina ni he dejado de tomar café por mucho que la Organización Mundial de la Salud diga que también tienen su peligro.

Pero como siempre digo una parte fundamental de la divulgación científica es que podamos tomar decisiones informadas acerca de lo que hacemos; por eso me parece importante darle difusión a los resultados de este estudio sobre u hábito más que aceptado socialmente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear