Por @Alvy — 12 de Abril de 2018

Damian Kulash de grupo OK Go explica en esta pieza algunos de los secretos matemáticos y de planificación que hay detrás de sus vídeos. Es algo que siempre tienen que llevar a cabo con mucha precisión pero que tuvieron que controlar literalmente al milisegundo en el rodaje de The One Moment. Ese ese famoso vídeo que tan solo dura 4,2 segundos de «tiempo real» pero con una duración normal cuando se ve a cámara superlenta sobre la canción original.

En The One Moment nada de lo que se ve entra dentro de nuestra capacidad de experimentación del tiempo a nivel de la percepción consciente. La única forma de crearlo es hacer números y ajustarlo todo en términos de fotogramas y milisegundos.

– Damian Kulash

En el vídeo se puede ver cómo la duración total del videoclip (algo más de 4 minutos) se convierte a segundos y luego a fotogramas por segundo para saber cuántos fotogramas habrá en total. Analizando el audio de la canción se pueden encontrar los momentos exactos –en la práctica: los fotogramas exactos– en los que ha de verse cada efecto: un globo que explota, un objeto que golpea a otro, etcétera.

Las cámaras ruedan a alta velocidad: 550 fotogramas por segundo, lo que permite más flexibilidad a la hora de cuidar los efectos y deja algunos números más manejables para calcular velocidades. Muchos de esos cálculos no dejan de ser básicamente «reglas de tres» en base a los datos básicos y fórmulas del movimiento de Newton: velocidad, tiempo, aceleración…

Este es el resultado: el vídeo completo de The One Moment, tal y como pudo verse en su día.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear