Por @Wicho — 18 de Diciembre de 2015

Impresión artística de Adriana y Liene tras la separación
Impresión artística de Adriana y Liene tras la separación"

Un cohete Soyuz 2-1B lanzado desde el puerto espacial de Kourou ponía en órbita los satélites 11 y 12 del sistema de posicionamiento global Galileo tras un lanzamiento perfecto a las 11:51 UTC del 17 de diciembre de 2015. Con este lanzamiento el número de satélites en órbita alcanza la docena, habiéndose doblado en menos de nueve meses, tal y como se puede leer en La docena de Galileo: 12 satélites en órbita.

[la mejor parte del vídeo es a los 2:45, cuando se separan los cuatro bloques laterales de la primera etapa]

Adriana y Liene, que es como han sido bautizados los Galileo-FOC FM8 y FM9 están ya en su fase de puesta en servicio a unos 23500 kilómetros de altitud.

Espacio aéreo reseervado
Espacio aéreo reseervado durante el lanzamiento para evitar los restos del lanzador que caen tras ser usados

Galileo es un sistema de posicionamiento global vía satélite financiado por la Comisión Europea, aunque la Agencia Espacial Europea es la que se encarga de su diseño y puesta en marcha.

La idea es que Europa disponga de su sistema de posicionamiento sin depender de otros gobiernos para su uso, como sucede con el GPS, que es propiedad de los Estados Unidos, o el Glonass, que pertenece a Rusia.

Cuando esté en pleno funcionamiento Galileo ofrecerá dos tipos de señales, una gratuita, con una precisión aproximada de un metro a la hora de fijar la posición del receptor, y otra más precisa se reservará para aquellos que paguen por usarla y para usos militares.

Además de su función como sistema de posicionamiento los satélites Galileo llevan un traspondedor ––un emisor/receptor– de señales de emergencia que las retransmite a las autoridades pertinentes y que también es capaz de comunicar a quien la ha enviado que ha sido recibida.

Uno de los satélites a inspección
Uno de los satélites a inspección antes de su lanzamiento

El primer satélite del sistema fue lanzado el 28 de diciembre de 2005. Se trataba del GIOVE-A, de Galileo In-Orbit Validation Element, Elemento de Validación en Órbita de Galileo, un satélite diseñado para comprobar el funcionamiento del sistema, tanto en tierra como el de los satélites, al que siguió el GIOVE-B el 26 de abril de 2008; los dos fueron retirados del servicio en junio y julio de 2012, terminada ya su vida útil.

Además de su significado «oficial», GIOVE significa Júpiter en italiano, lo que es un homenaje a Galileo Galilei, quien descubrió cuatro de los satélites de Júpiter y se dio cuenta de que podían ser usados como un reloj universal para obtener la longitud de un punto sobre la superficie de la Tierra.

Los siguieron los cuatro satélites de la serie IOV, In Orbit Validation, Validación En Órbita, lanzados entre 2005 y 2008, los cuatro aún en servicio, aunque el cuarto, bautizado como Sif, tiene problemas con una de sus antenas, con lo que no está operativo al cien por cien.

Los lanzamientos de satélites Galileo «de verdad», de la serie FOC, de Full Operational Capability, comenzaron, con mal pie, el 22 de agosto de 2014. Doresa y Milena fueron colocados en una órbita errónea por su lanzador, aunque usando el combustible diseñado para maniobrar una vez en órbita fueron colocados en una órbita desde la que se pueden ser utilizados en diciembre de 2014 y marzo de 2015 respectivamente; aún están en su fase de puesta en marcha, ya que hay que ver qué ajustes son necesarios al no estar en la órbita prevista.

Los otros seis no tuvieron ningún problema con su lanzamiento y de ellos Adam y Anastasia están en servicio desde el 3 y el 4 de diciembre de 2005 respectivamente, mientras que Alba, Oriana, y los recién lanzados Adriana y Liene están también en su fase de puesta en marcha.

Así, si todo va según lo previsto, en 2016 el sistema Galileo empezará a ofrecer sus servicios, aunque de forma limitada.

Y después del verano de 2016 el número de satélites en órbita crecerá rápidamente, ya que se harán tres lanzamientos usando cohetes Ariane 5 que son capaces de poner cuatro satélites en órbita a la vez.

Cuando el sistema esté completo tendrá 30 satélites en órbita, cifra que incluye tres de repuesto, listos para entrar en servicio si falla alguno de los otros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear