Por Nacho Palou — 8 de Enero de 2015

La máquina Omniprocessor (¡gran nombre!) es capaz de obtener agua potable y electricidad a partir de aguas residuales. Desechos humanos. Pis y caca.

Y Bill Gates no tiene problema en beberse un vaso del agua que produce esa máquina: «sabe igual de bien que el agua embotellada, y sabiendo cómo funciona la máquina la bebería alegremente cada día. Es así de segura».

Lo de convertir la caca en agua potable también es un plan que contempla la NASA para los viajes de larga duración.

Pero aquí en la tierra más de 2.000 millones de personas no tienen acceso al agua potable. La falta de agua potable y las enfermedades relacionadas con aguas contaminadas con aguas residuales causan la muerte de 700.000 niños cada año, algo que Bill está dispuesto a solucionar reinventando el wáter: entran heces y sale agua potable.

Más en This Ingenious Machine Turns Feces Into Drinking Water.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear