Por @Wicho — 24 de Septiembre de 2015

El 1974 Bill Kaysing escribió, y más tarde publicó por sus propios medios, el libro We never went to the Moon, en el que defiende que los alunizajes del programa Apolo nunca tuvieron lugar y que en realidad las imágenes que todos hemos visto se filmaron y fotografiaron en un estudio.

Sus principales argumentos son estos tres:

  1. Las banderas ondean cuando no deberían al no haber atmósfera en la Luna.
  2. No se ven las estrellas en ninguna de las fotografías.
  3. Las sombras que se ven en las fotos y vídeos no son paralelas.

Luis Alfonso Gámez las desmonta una a una en apenas dos minutos y medio en su primera intervención en Órbita Laika, el vídeo que puedes ver ahí arriba.

Aunque si te quedas con ganas de más, tenemos la versión larga en el primer episodio de Escépticos, ¿Fuimos a la luna?

E incluso en formato árboles muertos en el libro La conspiración lunar ¡Vaya timo!

Por no hablar, como Luis Alfonso dice, de que si en realidad todo fue mentira… ¿Por qué la Unión Soviética, inmersa en su propio programa lunar, nunca dijo nada?

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear