Por @Wicho — 19 de Noviembre de 2015

Three things Rosetta taught us about Comet 67P es un vídeo de Nature que habla de tres cosas que Rosetta y Philae nos han permitido averiguar acerca del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko:

  1. El origen de su forma de «patito de goma», debido a un choque de dos objetos más pequeños.
  2. Que es muy, muy viejo, quizás más que el propio sistema solar, algo que sabemos estudiando los gases que suelta, ya que sólo pueden provenir de un hielo formado en unas condiciones muy específicas.
  3. Que el agua que hay en su interior no es como la de la Tierra, pues tiene una proporción de deuterio muy distinta, así que el agua de nuestro planeta no puede haber venido de cometas como 67P.

Pero me parece bastante más interesante la segunda mitad del vídeo, en la que se plantean tres preguntas que Rosetta y Philae nos han permitido hacernos y para las que todavía no tenemos respuesta:

  1. ¿Cómo es posible que 67P sea poroso como la nieve a la vez que su superficie es extremadamente dura, tanto como para que el martillo que llevaba Philae no fuera capaz de penetrar en ella?
  2. ¿Por qué hay tanto oxígeno en él? Según los modelos de formación del sistema solar que manejamos, esto no es posible.
  3. ¿Por qué es tan distinto del cometa Hartley 2 si están una órbita tan parecida?

Hacernos preguntas acerca del universo nos ha llevado muy lejos; como decía en mi charla de Naukas Bilbao 2015, «Nuestra curiosidad, nuestra capacidad de observación, y nuestra inteligencia, nos han llevado de una concepción del universo en la que todo parecía girar en torno a la Tierra a saber a ciencia cierta que no ocupamos ningún tipo de lugar privilegiado en el cosmos, toda una lección de humildad, aunque la vez nos han permitido ver de lo que somos capaces de hacer cuando nos lo proponemos, un par de lecciones que deberíamos aplicar en nuestras vidas diarias.»

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear