Por @Wicho — 9 de Mayo de 2016

Mantenimiento en el LHC
Mantenimiento en el LHC

Según se puede leer en The 2016 physics season starts at the LHC el Gran Colisionador de Hadrones está ya listo para comenzar con su temporada de trabajo de 2016.

El pasado 14 de diciembre de 2015 el LHC fue apagado para entrar en el periodo de mantenimiento programado de cada año durante el que se sustituyen componentes gastados, se limpian otros, etc. Así, el 25 de marzo de 2016 comenzaron las pruebas para ponerlo de nuevo en marcha, pruebas que fueron subiendo la energía de los haces que circulan por él poco a poco, hasta declararlo de nuevo completamente operativo el 9 de mayo…

A pesar de la comadreja suicida que royó el aislante de un cable de alta tensión hasta llegar a la parte conductora, inmolándose en el proceso y forzando la sustitución de este cable, retrasando en unos días todo el proceso.

Comadreja Manhattan

La gran duda es si la comadreja adquirirá los superpoderes del LHC o si el LHC adquirirá los de la comadreja.

– Seth Zenz, astrofísico que trabaja en el LHC

Los responsables del LHC esperan producir en 2016 seis veces más datos que en 2015, ya que consideran que este año fue un año de aprendizaje para saber sacarle partido al colisionador tras la gran actualización a la que fue sometido para que pudiera trabajar con toda la potencia para la que fue diseñado.

Construido bajo el suelo a las afueras de Ginebra, el Gran Colisionador de Hadrones –simplificando mucho– consta de dos grandes anillos de 27 kilómetros de longitud situados en un túnel que en algunos tramos está hasta 175 metros bajo tierra y que atraviesa la frontera franco-suiza en los se inyectan partículas, haciendo que por uno estas circulen en el sentido de las agujas del reloj y que por otro lo hagan en el sentido contrario, en ambos casos a velocidades próximas a la de la luz.

Estas partículas se hacen colisionar para ver de qué está hecha la materia; es salvando las distancias, como si hiciéramos chocar dos coches para ver de que están hechos y como funcionan, o lo que hacen los niños pequeños cuando desmontan un juguete para ver cómo funciona.

Con estas colisiones los científicos buscan ver de qué está hecho el universo y cómo funcionan las partículas más elementales que lo forman, pues simulan las condiciones reinantes en el momento del Big Bang.

Por de pronto, ya han conseguido cazar el bosón de Higgs, algo que quizás nos permitirá empezar a comprender por qué las cosas tienen masa, y un descubrimiento que ya ha valido el Nobel de física de 2013 a François Englert y Peter Higgs.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear