Por @Wicho — 8 de Octubre de 2012

Lanzamiento de la Dragon CRS-1 - Ben Cooper/LaunchPhotography.com
Lanzamiento de la Dragon CRS-1 - Ben Cooper/LaunchPhotography.com

A pesar de que las previsiones meteorológicas de los días anteriores sólo daban un 60 por ciento de posibilidades de que se pudiera proceder con el lanzamiento al final estas mejoraron hasta el 80 por ciento y anoche la cápsula Dragon CRS-1 despegó rumbo a la Estación Espacial Internacional, tal y como estaba previsto: First Contracted SpaceX Resupply Mission Launches with NASA Cargo to Space Station.

De hecho el mal tiempo reinante el sábado retrasó el traslado de la cápsula y su cohete lanzador hasta el domingo por la mañana, lo que permitió aprovechar la opción de carga de última hora que se puede llevar a cabo cuando este aún está en posición horizontal para meter unas cuantas tarrinas de helado de verdad para los astronautas en la nevera del experimento GLACIER.

GLACIER, el General Laboratory Active Cryogenic ISS Experiment Refrigerator, es una nevera que se usa para conservar muestras que se llevan o se traen desde la Estación Espacial Internacional y ya voló en varias ocasiones en los transbordadores espaciales, aunque es la primera vez que lo hace en una Dragon, que además es la que le provee energía eléctrica para funcionar.

Las tarrinas son de Blue Bell Sundae, un helado muy popular en Houston, donde todos los astronautas de la ISS pasan un tiempo entrenándose, y no es la primera vez que van al espacio; esto sucedió en 2006 a bordo del Atlantis.

Levantando el cohete - NASA
Levantamiento del Falcon 9 en la plataforma de lanzamiento - NASA

El lanzamiento transcurrió según el libro hasta que aproximadamente en el segundo 81 de vuelo los sistemas de a bordo detectaron una pérdida de potencia en el motor 1 del Falcon 9, por lo que lo apagaron a la vez que abrían unos paneles especiales diseñados para aliviar la presión en las cámaras del motor en caso de problemas.

Estos paneles tiene como objetivo evitar daños en un motor que pueda estar funcionando mal y, sobre todo, en el resto de la nave, y al parecer todo funcionó a la perfección pues se siguieron recibiendo datos del motor parado.

Dado que el Falcon 9 está diseñado para poder llegar a su órbita prevista aunque fallen dos de sus nueve motores la parada del motor número 1 no tuvo mayor consecuencia, salvo que los ordenadores de a bordo recalcularon los datos para compensar su falta de empuje y la asimetría producida por esto para lo que tuvieron el resto de los motores en funcionamiento 15 segundos más de lo previsto.

Así, menos de 10 minutos después del lanzamiento la Dragon CRS-1 estaba en órbita y desplegando sus paneles solares para iniciar su aproximación a la ISS, a donde está previsto que llegue el miércoles 10 a las 11:23 UTC.

La Dragon COTS2 en el momento de su captura - NASA
La Dragon COTS2 en el momento de su captura - NASA

Aparte del helado la Dragon CRS-1 lleva a bordo 450 kilos de suministros formados por 120 kilos de comida y ropa para la tripulación, 180 kilos de material para los 166 experimentos que en la actualidad están a bordo de la Estación y 66 experimentos nuevos, 105 kilos de hardware para la Estación propiamente dicha, y alguna cosa más.

Por su parte, una vez colocada la CRS-1 en órbita, la segunda etapa del Falcon 9 siguió con la segunda parte de su misión, que fue colocar en órbita un satélite de comunicaciones de la empresa Orbcomm, aunque aún está por confirmar que este haya quedado en la órbita prevista.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear