Por @Wicho — 24 de Abril de 2013

Partida de la Progress M-17M
The Russian Progress 49 - NASA

Tras partir de la Estación Espacial Internacional el pasado 15 de abril la Progress M-17M terminaba su misión el domingo 21 con una reentrada controlada en la atmósfera que causó su destrucción, tal y como estaba programado: Progress M-17M completes its Mission with Destructive Re-Entry.

Fue lanzada el 31 de octubre de 2012 con 1.247 kilos de suministros variados incluyendo comida, ropa y material para los sistemas de soporte vital, 683 kilos de combustible para los motores de la Estación, 420 kilos de agua, y 47 kilos de oxígeno y aire.

Usando un perfil de lanzamiento rápido se acopló en la ISS un poco menos de seis horas después del lanzamiento.

Una vez allí, su carga fue transferida a la Estación y reemplazada por materiales que ya no son necesarios a bordo para que estos fueran destruidos en la reentrada.

De todos modos, la M-17M no solo hizo de camión de la basura al final de su misión, sino que durante los seis días que permaneció en órbita tras partir de la ISS ayudó en el experimento Radar-Progress, que se viene desarrollando ya desde 2010 y que seguirá siendo apoyado por las misiones Progress al menos hasta 2014.

El objetivo de este es medir la densidad, tamaño y reflectividad de la ionosfera alrededor de la nave gracias a las distorsiones que los disparos de sus motores provocan en esta, distorsiones que miden varios kilómetros y que pueden estar presentes durante más de 10 minutos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear