Por Nacho Palou — 13 de Agosto de 2009

Nasa Satelloon
Imagen del National Air and Space Museum.

Estos días, en 1960, se lanzó al espacio el primero de los satélites-globo del proyecto Echo, los primeros satélites pasivos de telecomunicaciones.

Retomando una anotación al respecto de hace alguno años (“Satelloons”, satélites inflables), los satélites-globo del proyecto Echo medían más 30 metros de diámetro (la altura de un edificio de 10 plantas) y estaban fabricados con una fibra plástica llamada Mylar impregnada con una fina capa de aluminio de apenas 0,01778 milímetros. Aunque comenzaron su existencia como globos sonda para el estudio de las capas altas de la atmósfera también fueron lanzados al espacio para comprobar su funcionamiento como satélites.

Su función en órbita como satélites pasivos se limitaba a reflejar las señales de radio sobre la superficie reflectante. Era un concepto simple que no requería grandes inversiones en tecnología. Sin embargo en poco tiempo quedó demostrada la superioridad de los satélites “activos” que recogían la señal, la amplificaba y la volvían a enviar a la tierra y que son ascendientes directos de los que se utilizan actualmente.

El recordatorio del aniversario es vía Earth Observatory.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear