Por @Wicho — 7 de Octubre de 2005

Estamos en es época del año en la que se anuncian los ganadores de las distintas categorías de los Premios Nobel, y seguro que a poco que hayas abierto un periódico o visto la tele ya te has ido enterando de algunos.

Pero también es la época del año en la que se anuncian los premios Ig Nobel, que no son tan conocidos, aunque tienen mucha más gracia.

Zifra se ha tomado la molestia de traducir los ganadores de 2005:

  • Historia de la Agricultura: James Watson de la Universidad Massey de Nueva Zelanda por su trabajo El significado de la explosión de los pantalones del Sr. Richard Buckley.
  • Física: John Mainstone y Thomas Parnell de la Universidad de Queensland, Australia, por su paciencia en atender un experimento comenzado en 1927 sobre la viscosidad del alquitrán negro, en el cual una bola de alquitrán gotea una vez cada nueve años.
  • Medicina: Gregg A. Miller de Oak Grove, Missouri, por inventar los Neuticles - testículos artificiales para perros, disponibles en tres tallas, y tres grados de firmeza-.
  • Literatura: Los empresarios del Spam Nigeriano - General Sani Abacha, Señora Mariam Sanni Abacha, Abogado Jon un Mbeki Esq., y otros -, por distribuir historias cortas por correo electrónico.
  • Paz: Claire Rind y Peter Simmons de la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido, por vigilar la actividad de una célula de cerebro en una langosta mientras que esa langosta miraba toques de luz seleccionados de la película “Star Wars”
  • Economía: Gauri Nanda del M.I.T., por inventar un reloj despertador que se mueve y se esconde.
  • Química: Edward Cussler de la Universidad de Minnesota y Brian Gettelfinger de la universidades de Minnesota y Wisconsin, por resolver la vieja pregunta científica: ¿puede la gente nadar más rápidamente en jarabe o en agua?
  • Biología: Benjamin Smith de la Universidad de Adelaida, Australia y la Universidad de Toronto, Canadá y la compañía del perfume de Firmenich, Ginebra, Suiza, y las empresas de ChemComm, Archamps, Francia; Craig Williams de la Universidad James Cook y de la universidad de Australia del sur; Michael Tyler de la Universidad de Adelaide; Brian Williams de la Universidad de Adelaide; y Yoji Hayasaka del instituto de investigación australiano del vino. Por oler y catalogar cuidadosamente los peculiares olores producidos por 131 diversas especies de ranas cuando estaban estresadas.
  • Nutrición Dr. Yoshiro Nakamats de Tokio, por fotografiar y analizar restrosprectivamente cada comida consumida por él mismo durante un período de 34 años (¡y sigue!).
  • Dinámica de Fluidos: Victor Benno Meyer-Rochow de la Univ. Int. de Bremen y de la Univ. de Oulu y Jozsef Gal de la Universidad Loránd Eötvös, por usar principios básicos de la física para calcular la presión que se acumula dentro de un pingüino en el proceso de defecación. No pudieron obtener visado para acudir a la ceremonia.
De todos modos, este año los premios Nobel han tenido también su toque surrealista con lo de Yves Chauvin, un científico francés al que dan el Nobel de química junto con otros dos científicos estadounidenses y va y se mosquea: El investigador galo, molesto por recibir el premio, dice que no irá a recogerlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

3 comentarios

#1 — nkt

Me parece genial la reacción de Chauvin. Refleja claramente que lo importante no es el premio si no el descubrimiento. Aunque $366.666,666 nunca vienen mal.

#2 — Anonymous

Es que nadie dice que sea mas importante el premio que el descubrimiento. A mi me parece una boutade muy típica. Menospreciar un premio y luego llevarse el dinero...

De los otros premios, al de economía lo han hundido al pobre, estudiando en el MIT con tantos nobel de verdad.

#3 — nkt

Eso es cierto, si se opone al premio se opone al dinero.