Por @Wicho — 29 de Mayo de 2008

Un fallo en una de las radios a bordo de la Mars Reconnaissance Orbiter, que se apagó por un motivo que no ha sido determinado, impidió a los controladores de la Phoenix enviarle el martes los comandos necesarios para que comenzara a desplegar su brazo robot, un proceso que dura dos días: Radio glitch stalls Mars lander’s work.

De todos modos, aprovechando que la Mars Odyssey también se puede comunicar con la Phoenix utilizando su radio UHF, el miércoles se enviaron los comandos pertinentes a través de ella y se espera que hoy mismo lleguen imágenes que confirmen que el brazo está desplegándose: Phoenix arm begins deployment, Mars lander begins its arm exercises.

Una vez desplegado los controladores empezarán a practicar la recogida de muestras del suelo y para la semana que viene esperan estar ya analizando muestras con los instrumentos de a bordo.

Dada la complejidad de las misiones espaciales siempre hay que contar con algún tipo de problema y retraso, pero en el caso de la Phoenix el tiempo es precioso, ya que como se puede ver en el vídeo Mars Landing Challenge -- Big Science Ahead en cuanto llegue el invierno marciano la sonda dejará de recibir energía suficiente para funcionar y lo más probable es que no sobreviva al invierno, aunque lleva instrucciones en su memoria para llamar a casa si así fuera.

Lo que sí ha conseguido hacer la MRO, en cualquier caso, es fotografiar la Phoenix en la superficie de Marte, tal y como se puede ver en esta imagen:

La sonda Phoenix en la superficie de Marte - NASA/JPL/University of Arizona
Phoenix Lander Hardware: EDL +22 (PSP_008591_2485), La sonda Phoenix en la superficie de Marte. El recuadro de arriba a la izquierda se ve la sonda, con sus dos paneles solares hacia la parte de abajo de la imagen; el recuadro de abajo a la izquierda muestra la cubierta superior y el paracaídas; en el de la derecha está el escudo térmico - NASA/JPL/University of Arizona

Pero sin duda la imagen más espectacular de estos días es una actualización de la fotografía de la sonda descendiendo sobre Marte en la que se la veía colgando de su paracaídas, pero puesta en contexto, en la que se ve a la Phoenix con el cráter Heimdall de fondo:

Phoenix descendiendo en Marte - NASA / JPL / U. Arizona
Backdrop: Phoenix descendiendo en Marte. En esta imagen, tomada de nuevo por la cámara HiRISE, la Phoenix está a una altura de entre 10 y 8 kilómetros sobre la superficie de Marte, y aunque por la perspectiva parece que va a caer en el cráter, de 10 kilómetros de diámetro, en realidad está unos 20 kilómetros más cerca de la cámara que este. La MRO estaba a 760 kilómetros de la Phoenix y a una altura de 310 kilómetros en el momento de hacer la foto - NASA / JPL / U. Arizona

Wow, wow y wow!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear